Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Liga de Campeones

Adiós con la cara colorada

El Betis resucita al Anderlecht en su despedida de la 'Champions'

Al final, el Betis fue capaz de empañar hasta su paso por la Liga de Campeones. Ninguno de los dos equipos se jugaban más que la honrilla. Y en ambos casos estaba bastante maltratada. El Anderlecht no había sido capaz de lograr ni siquiera un empate en la docena de partidos que jugó en la Liga de Campeones antes del enfrentamiento que se llevó ayer en Sevilla, mientras que el Betis cayó el pasado fin de semana hasta el último lugar de la clasificación liguera. Eso sin tener en cuenta que la UEFA paga un dinerito por cada victoria.

Pues ni una cosa ni la otra. Tanto Llorenç Serra Ferrer como Frankie Vercauteren aguaron el enfrentamiento de la máxima competición continental con la decisión de alinear a un buen puñado de suplentes —que ahora, bajo amenaza de pataleta, exigen que se les denomine poco habituales— o integrantes de los filiales.

Inevitablemente, la primera mitad fue mala de solemnidad. No es extraño, ya que, al menos en lo que corresponde al Betis, algunos no habían jugado juntos nunca. El fútbol de los verdiblancos sólo se pareció al previsto cuando pasó por los pies de Rivera. Pero éste juega muy atrás para decidir. A la fuerza, pues es el único que puede aportar la calidad necesaria a una línea tan sensible para un equipo como es la del pivote.

Con remiendos en las bandas, en la medular y en el ataque, el Betis tiró con intención contra la portería belga en tres ocasiones en todo el primer tiempo. Poca cosa: un tiro lejano de Óscar López, y dos cabezazos de Rivas y Lembo.

El Anderlecht tampoco jugó mucho, pero entre el ayer destacado juego de Kompany, la sabiduría veterana de Goor y la exuberancia física de Tioté, al menos dieron una mejor imagen de conjunto. Lo que se vio de Kompany justificó en buena medida la fama que le acompaña. El central supo sacar con criterio y clase todas las pelotas que cayeron por su zona. También supo salir como una locomotora en un contraataque, plantarse en el área de Doblas, controlar el balón y batir por raso al guardameta verdiblanco. El primero de su equipo en los seis partidos de la liguilla.

Lo poco bueno que ha dado el Betis a los suyos en este curso ha sido en partidos de la Liga de Campeones. Serra Ferrer lo sabe y en el descanso ordenó la salida al terreno de juego de Joaquín y Xisco y poco después a Assunção. Pero lo único que se pudo sacar en claro tras el encuentro de ayer es que el equipo andaluz necesita algo más que encontrar un sustituto para Oliveira.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.