Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:CICLISMO | Giro de Italia

Savoldelli gana el pulso a Simoni

El corredor venezolano José Rujano se adjudica una espectacular penúltima etapa

El ciclista venezolano del Selle Italia/Colombia José Rujano Guillén se ha impuesto esta tarde en la penúltima etapa del Giro de Italia, disputada entre la localidad piamontesa de Savigliano y la estación alpina de Sestriere, mientras que el italiano Paolo Savoldelli (Discovery Channel), tercero hoy, mantiene la maglia rosa y se perfila como virtual vencedor de la 88 edición.

MÁS INFORMACIÓN

La penúltima etapa ha sido todo un espectáculo de ciclismo, ya que los aspirantes al podio final no han escatimado esfuerzos para ganar posiciones, y otros, como el caso de Rujano cumplía su palabra de ganar una etapa para poner broche de oro a su reinado en la montaña. Rujano no hace historia en el Giro de Italia, pues hace unos años, en la edición de 1990, su compatriota y amigo Leonardo Sierra; también con los colores del Selle, se imponía en la 16ª etapa del Giro con final en Aprica. El ciclista más pequeño del pelotón del Giro, con tan sólo 50 kilos de peso y 1,61 de altura, ha hecho realidad su sueño como ha comentado al final al ganar una de las etapas reina del Giro, en la montaña olímpica de Sestriere; lugar donde el próximo año se disputarán los Juegos Olímpicos de Invierno.

En el viaje, en los 190 kilómetros, Rujano ha invertido 5 horas, 49 minutos y 30 segundos. A 26 segundos llegaba su compañero de escapada el italiano Gilberto Simoni, luego otro italiano Di Luca a 1:37 y el cuarto el español Juan Munel Garate, a 1:53 minutos dando tiempo al grupo del líder Savoldelli. La general no cambia, aunque ahora, a falta de los últimos 119 kilómetros, son menores. El líder sigue siendo Savoldelli, seguido de su compatriota Simoni a 28 segundos, el venezolano Rujano es tercero a 45, y luego están el también italiano Di Luca a 2:42 y el español Juan Manuel Garate a 3:11 minutos. La penúltima etapa ha sido más explosiva de lo esperado, pues los aspirantes al podio final han apostado por todo o nada y, por ello, que los más directos del líder, Paolo Savoldelli, sus compatriotas italianos Gilberto Simoni y Danilo di Luca, junto a la revelación del Giro, el venezolano José Rujano, han dudado en aunar fuerzas en los momentos claves de la carrera.

El latigazo de Rujano

A mitad de carrera, este trío echaba abajo la escapada del día, también compuesta por tres corredores, por el moldavo Ruslan Ivanov (Domina), el alemán Grischa Niermann (Rabobank) y el australiano Mark Renshaw (Francaise des Jeux). Se han ido a las primeras de cambio, han llegado a tener más de 15 minutos de ventaja pero, cuando ha llegado la hora de la verdad, la de los aspirantes, han sido neutralizados en un abrir y cerrar de ojos para dar paso a otra carrera al pisar Sestriére. El rey de la montaña, Rujano, ha dado un latigazo. La parte final de la carrera ha sido un recital del corredor venezolano. Sólo han podido seguir su estela los italianos Gilberto Simoni y Danilo di Luca. El líder Savoldelli quedaba cortado y aunque lo ha intentado no ha podido enlazar con el trío de escapada que han sincronizado perfectamente sus fuerzas para abrir hueco.

Daba la impresión de que Ruajo, Simoni y Di Luca estaban en una prueba de pista, pues entraban y salían en los relevos con facilidad y prontitud, lo que ha hecho que, a pesar de que Savoldelli había pedido ayuda a otros corredores, lograra formar un grupo con el ucraniano Honchar y el español Garate como lugartenientes. Por algunos momentos, Savoldelli perdía la camiseta de líder que lucía desde hace media docena de jornadas, pues ese trío, con Rujano marcando el ritmo, llegó a tener más de dos minutos y medio sobre el líder, por lo que Simoni, vencedor de la carrera en las ediciones de 2001 y 2003, pasaba a ser el líder provisional de la carrera, ya que en la salida tan sólo le separaban 2:09 minutos de su compatriota Savoldelli campeón del Giro en la campaña 2002.

Al final Savoldelli salvaba el primer puesto pues se alió con un grupo en el que estaban el español Garate y el ucraniano Honchar, corredores bien situados en la general y que no querían perder posiciones. En el trío de cabeza Rujano se dio cuenta de que Simoni estaba tocado, que no podía seguir su ritmo y a falta de unos cuatro kilómetros decidió irse en busca de la meta de Sestriere, ya que de lo contrario corría el riesgo de no hacer realidad su sueño de ganar una etapa en el Giro como había manifestado en la salida en la que, no lo escribió, pero sí dijo que era su día.

Mañana, la última

Mañana se disputará la vigésima y última etapa. Serán 119 kilómetros y, como en las últimas ediciones, deben de ser un paseo triunfal para todos los que van a conseguir llegar a Milán y especialmente para los vencedores de las diferentes clasificaciones, con Savoldelli como gran triunfador de la general.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información