Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | Ida de los octavos de final de la Copa de la UEFA

El Villarreal empata a cero en Bucarest

El Villarreal echa en falta al sancionado Riquelme y decidirá su pase a cuartos el próximo domingo en El Madrigal

El Villarreal sobrevivió a la olla a presión del estadio Ghencea y al mal estado del terreno de juego y obtuvo un empate sin goles en su visita al Steaua de Bucarest, un marcador que le permitirá tratar de resolver su pase a cuartos de final, el domingo, en El Madrigal, donde se ha mostrado intratable esta temporada.

La previsible salida en tromba de los rumanos fue bien frenada por el conjunto que dirige el chileno Manuel Pellegrini, que tras emplearse a fondo en defensa, pronto demostró a los locales la peligrosidad de sus hombres de ataque. Conforme avanzaron los minutos, el Steaua volvió a hacerse con el dominio de la medular, donde los españoles echaban en falta la pausa de Riquelme, sancionado, para tener una mayor posesión del balón. Los rumanos buscaban en ataque la sociedad entre Oprita y Cristeas, pero los de Pellegrini se mostraron muy firmes y Reina apenas pasó por apuros.

En el tramo final, de nuevo el Villarreal comenzó a desplegar su habitual juego, con un Jose Mari muy activo en punta, y puso en apuros al meta Khamutouski, aunque finalmente se llegó al descanso sin goles. En la reanudación, los locales trataron de imprimir un fuerte ritmo al encuentro, pero en la zona ancha española emergieron las figuras de sus dos mediocentros, el brasileño Marcos Senna y Josico, que realizaron un gran trabajo de recuperación, aunque los castellonenses se mostraron muy diluidos en ataque.

Juego de contención

El Villarreal, incapaz de desplegar su habitual fútbol de control y toque, apostó por el juego de contención ante un adversario, que consciente de que sus opciones en la eliminatoria pasaban por marcar algún gol, cada vez se mostraba más ansioso e impreciso lo que facilitaba la labor defensiva del conjunto español.

Al contragolpe, los castellonenses pudieron sentenciar el partido, a diez minutos del final, en una doble ocasión de los argentinos Lucho Figueroa y Juan Pablo Sorín, pero ninguno de los dos supo aprovechar su inmejorable posición para marcar. En los últimos minutos, Pellegrini durmió el partido con tres cambios y logró mantener sin grandes apuros el empate.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.