Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO | Euroliga

El Barcelona acaba con la racha del CSKA

El equipo de Manolo Flores gana en Moscú (68-79) y acaba con la racha de 42 partidos invicto del CSKA

El mejor Barcelona de la temporada apareció en Moscú para desmantelar al CSKA y conseguir una victoria histórica que en la víspera se antojaba imposible. Los de Manolo Flores, que de este modo han aumentado considerablemente sus opciones de estar en la siguiente ronda, vencieron en una gran demostración de baloncesto (68-79) y acabaron con una racha de 42 victorias consecutivas de los locales.

Los azulgrana cimentaron el triunfo en una extraordinaria defensa, un gran dominio en el rebote y, sobre todo, en el carácter de un equipo que se superó y demostró de lo que es capaz a pesar de que pocos creían en su suerte. Con el mejor Bodiroga desde hace meses, con un juego más equilibrado en la pintura con el concurso de Marc Gasol y el gran partido de Navarro, Ilievski, Davis y Zizic, los azulgrana ofrecieron unas sensaciones que no habían ofrecido desde hacía mucho.

Además, el planteamiento táctico de Flores fue impecable. Con defensas alternativas durante todo el partido, el técnico del Barcelona le ganó la partida a uno de los grandes estrategas del baloncesto continental, Dusan Ivkovic. Y eso que las cosas no empezaron nada bien para un adormecido Barcelona, que cedió un parcial 9-0 en apenas tres minutos. Sin reaccionar, los catalanes parecían enseñar bandera blanca en apenas 8 minutos (21-9). Sin rebote, ni tiro exterior, el Barcelona parecía abandonado a su suerte al término del primer cuarto (23-14), pero a partir de entonces, Flores ordenó un mayor control defensivo, sus jugadores le creyeron y todo cambió.

Ventaja al descanso

Aparecieron Bodiroga, Navarro e Iliesvki en la anotación y Zizic y Davis bajo los aros para que se produjera la transformación. Con defensas alternativas, el CSKA no encontraba soluciones ni entre sus cañoneros exteriores ni tampoco con Andersen en la pintura y poco a poco el Barcelona creyó en sí mismo. Una canasta de Davis a 2.40 para el descanso dio la primera ventaja a su equipo (30-31), que ya apenas dio opciones a los temibles rusos.

La reacción de los de Ivkovic, producto más de la calidad individual que del juego colectivo, llegó hasta el 41-40 en el tercer cuarto y a partir de entonces, el Barcelona firmó un auténtico festival de baloncesto. El CSKA vio de cerca sus ilusiones a poco menos de dos minutos para el final, pero los azulgrana demostraron su clase y firmaron un parcial 0-8 para cerrar el partido (68-79) y poner fin a una serie de 42 triunfos consecutivos de los moscovitas entre Liga y Euroliga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.