Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | Getafe

Gabi: "La actitud de Gravesen tras el partido, un poco lamentable"

Gabriel Fernández Arenas, 'Gabi', jugador del Getafe, ha criticado hoy al madridista Thomas Gravesen una vez concluido el partido disputado el domingo. Para el centrocampista, lesionado por una dura entrada del danés, su actitud tras el encuentro ha sido "un poco lamentable".

"Una cosa son los lances del partido, pero a mí lo que me pareció feo fue el gesto que tuvo después, cuando pasé al lado suyo en muletas y casi llorando. No fue capaz de preguntarme cómo estaba, o de decirme que me recuperase pronto. Eso me pareció un poco lamentable", declaró el internacional sub 21, quien estará unas seis semanas de baja. Y añadió: "No sé, un gesto, o una palmadita en la espalda. Pero bueno, no quiero entrar en más detalles. Sólo quiero recuperarme y no criticar a nadie".

Gabi también confesó que Gravesen no le ha llamado, aunque reconoció que el que sí tuvo el detalle de descolgar el teléfono en representación del club blanco fue el vicepresidente del club, Emilio Butragueño. "Por la noche me llamó Butragueño para ver cómo estaba y para darme ánimos y me dijo que lo sentía mucho", declaró el centrocampista, que recaló en el Getafe cedido por su club de procedencia, el Atlético de Madrid, donde volverá casi con seguridad la próxima temporada.

El madrileño ha visto cómo en unas horas el tiempo de baja previsto para su lesión, de tres meses, se reducía a la mitad (estará seis semanas fuera del equipo), al confirmarse que la rotura que sufre del ligamento interno de la pierna izquierda es sólo parcial.

Contento por no ser tan grave

"Estoy contento porque, después del susto de esta mañana, que creía que me perdía la temporada, he recibido la buena noticia de por la tarde, que la rotura era sólo parcial, con lo que se reducía el tiempo de baja a la mitad o menos", afirmó. Gabi, rojiblanco de corazón, confesó que se alegró "especialmente" por ganar al Real Madrid y por lo que esta victoria significaba para su equipo, ampliar hasta ocho los puntos de diferencia con respecto a los puestos de descenso, aunque tuviese, por su lesión, un sabor agridulce.

"Una victoria que nos mete en la pelea por la salvación, que está muy bien, y que aunque yo tenga que estar de baja unas semanas, no importa. Me alegré especialmente, pero también fue una decepción, porque me lesioné en ello", finalizó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.