Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

Manzano no seguirá en el Atlético

El presidente rojiblanco no desvela quién será el técnico para la próxima campaña

Gregorio Manzano no entrenará al Atlético de Madrid la temporada que viene. Así lo ha comunicado el presidente del club rojiblanco, Enrique Cerezo, que no ha desvelado quién ocupará el banquillo del Manzanares la próxima campaña. Manzano tenía un año de contrato con el Atlético, pero la junta ha decidido no renovarlo, en vista del discreto papel del equipo en la presente Liga, en la que ha quedado a las puertas de la Copa de la UEFA.

Según ha explicado el presidente del Atlético, el técnico jienense, que termina su contrato el 30 de junio, no renovará porque la relación entre él y el club se había enfriado en los últimos meses. El propio Manzano ha desvelado tomó la decisión de no seguir al frente del banquillo colchonero hace dos meses porque sentía que la sintonía se estaba "diluyendo" y había "un vacío de comunicación y relación".

Por su parte, Enrique Cerezo ha asegurado que por ahora no hay "ningún entrenador en cartera" y ha negado que se hayan mantenido contactos con otros técnicos para sustituir a Manzano.

El Atlético de Madrid también ha confirmado que el portero Juanma ha quedado desvinculado de la entidad, mientras que el centrocampista Juan Manuel Ortiz jugará cedido en Osasuna las dos próximas temporadas.

Buen trabajo en Mallorca

Avalado por sus buenos resultados en el Mallorca, Manzano aterrizó en el Calderón a principios de la presente temporada con un año de contrato. Sin embargo, el técnico no ha sabido dar al Atlético el buen juego que exhibía su Mallorca, pese a que trajo consigo bajo el brazo al principal artífice del buen rendimiento del equipo isleño, el argentino Ibagaza. Ni el media punta argentino ni el resto del equipo han brillado como se esperaba en toda la Liga.

Tras un inicio nefasto de campaña, incrustado en los últimos puestos de la tabla, el Atlético de Manzano remontó el vuelo con cinco victorias consecutivas que le auparon a las plazas de honor, incluso en algún momento en Liga de Campeones. Luego mantuvo, a trancas y barrancas pero durante casi toda la competición, una plaza de UEFA, que finalmente cedió en el penúltimo encuentro, merced a una derrota in extremis frente al Zaragoza. De nada sirvió vencer a domicilio al Athletic en la última jornada: la victoria del Sevilla dejaba de nuevo a los rojiblancos sin pasaporte europeo.

Pese a todo, el juego de lo rojiblancos no ha convencido a casi nadie. Durante toda la campaña se ha dicho que el Atlético gozaba de un posición mucho mejor en la tabla de lo que su juego ofrecía en el campo. De hecho, ha terminado la Liga en séptimo lugar, con más goles en contra que a favor, un dato normalmente habitual en los puestos postreros de la tabla. El mal juego del equipo, unido a decisiones personales que no han sido entendidas por los aficionados rojiblancos -prescindir de Movilla cuando el centro del campo naufragaba visiblemente, por ejemplo-, han podido finalmente con el psicólogo.