ATLETISMO

Baldini gana el Maratón del Milenio y Fiz se impone a Antón en su duelo de despedida

El soriano tuvo que hacer estiramientos poco antes de llegar a meta para poder acabar los últimos 200 metros

El italiano Stefano Baldini, campeón de Europa, ha sido el vencedor del I Millennium Marathon de Madrid con un tiempo oficioso de 2h09.55, segunda mejor marca conseguida en España. En su particular duelo de despedida el alavés Martín Fiz, undécimo, ha ganado al soriano Abel Antón.

Antón, campeón mundial en Atenas'97 y Sevilla'99, ha aguantado en el grupo de cabeza más tiempo que Fiz, campeón del mundo en Gotemburgo'95, pero ha sido adelantado en el alavés en el kilómetro 30.

Más información
Antón y Fiz se despiden sin dejar sucesores claros
'El maratón no es tan fácil como parece'
As.com:: La despedida de Antón y Fiz

Fiz ha batido de largo a su tantas veces verdugo Abel Antón, que pagó muy cara su osadía de aguantar 23 kilómetros en cabeza con los africanos y hubo de pararse antes de entrar en la meta, a punto de ser adelantado, incluso, por la vencedora en la rama femenina, la etíope Fatuma Roba.

La mañana amaneció soleada y, para correr 42.195 metros, calurosa. Los 22 grados de temperatura y los 650 metros de Madrid sobre el nivel del mar dificultaban la consecución de buenas marcas en el Millennium Marathon, cuyos organizadores aspiraban a un registro inferior a 2h09.

Antón y Fiz marchaban, desde la salida, codo con codo, sin mostrar el más leve nerviosismo cuando el italiano Stéfano Baldini, campeón de Europa y bronce en los Mundiales de Edmonton, se adelantó unos metros para acompañar a las liebres.

Martín Fiz empezó a mostrar signos de debilidad en el kilómetro 19. El alavés no podía seguir, como Antón, el ritmo del grupo delantero. Carlos Adán pasó el medio maratón (21.097 metros) en 1h04:30, exactamente de acuerdo con el plan previsto.

El marroquí Hicham Chatt tiró a partir de ahí del grupo de diez, en el que estaban Antón, Baldini y todos los mejores africanos, pero el doble campeón mundial, que el miércoles pasado cumplió 39 años, estaba ya al límite. Dos kilómetros después empezó a ceder terreno.

El primer Millennium Marathon no tendría ya vencedor español.

En cabeza, el keniano Simon Bor atacó en el kilómetro 26 mientras, descolgado del primer grupo, Abel Antón se tocaba el costado, aquejado del temible flato. Medio minuto por detrás marchaba, también solo, Martín Fiz, que decidió concentrarse en la caza del soriano.

La carrera ofreció a partir de ahí dos guerras diferentes.

Con el apellido como dorsal

Mientras Antón y Fiz, ambos con su apellido como dorsal, dirimían, por detrás, sus diferencias en la prueba del adiós, el italiano Baldini era el único blanco de los ocho atletas que formaban el grupo de cabeza en el kilómetro 30, que se pasó en 1h31:45.

Fiz dejó clavado a Abel Antón en el kilómetro 30. El soriano, que tal vez había medido mal sus fuerzas al viajar tantos kilómetros con los africanos, no hizo, siquiera, intención de ponerse a rueda del alavés, que pasó a su lado sin mirarlo.

Baldini pegó un tirón en el km.35 (1h47.40) y sólo encontró respuesta en Simon Bor, pero el campeón de Europa no admitió compañías. Sólo un kilómetro después se fue irremisiblemente por delante en busca de la victoria.

Fiz entró undécimo en la meta con casi diez minutos de ventaja sobre Abel Antón, que tuvo que hacer estiramientos a la vista de la pancarta para poder acabar los últimos 200 metros.

Para Antón, el de la despedida fue su undécimo maratón. Había ganado cinco de los diez anteriores y sólo se retiró en uno (Nueva York, 1998). Fiz ya había corrido 17, de los que ganó ocho y en otros dos (Otsu'98 y Atenas'97) fue segundo. Se retiró en Amsterdam'98.

La carrera femenina fue un plácido paseo para la etíope Fatuma Roba, campeona olímpica en Atlanta'96, que no encontró ninguna oposición entre sus rivales y venció en un tiempo oficioso de 2h.28:32.

El Millennium Marathon, creado este año para reforzar las aspiraciones madrileñas de albergar los Juegos Olímpicos de 2012, nace con vocación de perdurar en el tiempo y asemejarse al de Londres o al de Nueva York, dos de los grandes.

EFE
REUTERS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS