Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

La Asamblea del Madrid aprueba la venta de la Ciudad Deportiva por abrumadora mayoría

El club pretende sanear toda su deuda con la operación, calificada de "vital" por su presidente

La operación, considerada "vital" por el presidente del club, Florentino Pérez, tenía que ser apoyada por dos tercios de los socios compromisarios presentes. El resultado, sin embargo, no ha dejado lugar para la duda: de los 1.161 que han acudido a la Asamblea, 1.100 han votado a favor, 39 en contra y 22 se han abstenido. Según ha afirmado Pérez durante la Asamblea, la venta de la ciudad Deportiva "va marcar el destino de este club".

El acuerdo fue suscrito el pasado 7 de mayo entre el Real Madrid, el alcalde de la capital, José María Alvarez del Manzano, y el presidente de la Comunidad Autónoma, Alberto Ruiz Gallardón. Según sus términos, el club venderá la actual ciudad deportiva, cuyos terrenos deben ser recalificados para construir cuatro torres de oficinas, un pabellón polideportivo de más de 20.000 localidades y zonas verdes.

Con el dinero que el Real Madrid consiga por la operación, la entidad podrá construir la nueva Ciudad Deportiva en el Polígono de Valdebebas, junto al Recinto Ferial Juan Carlos I. Si se cumplen los plazos previstos ésta podría estar lista en sus primeras fases en junio de 2003.

Polémica con Onieva

También se han aprobado los otros dos puntos previstos en el orden del día. El punto 2, la autorización al presidente y a la junta directiva para la enajenación de la edificabilidad del terciario genérico que corresponda al Real Madrid en ejecución del convenio, lo han respaldado 1.048, frente a 76 rechazos y 33 abstenciones.

El punto 3, la autorización para operaciones transitorias de tesorería, ha sido aprobado por 964 compromisarios. 146 han votado en contra y se han abstenido 47.

El momento más polémico de la mañana lo han protagonizado dos ex presidentes del club, Eduardo Peña Abizanda y Juan Onieva, quienes han apoyado el convenio pero han rechazado los dos últimos puntos, por lo que han sido abucheados. Ambos, tras aclarar que no son "antimadridistas", han explicado su oposición alegando que, cuando el Real Madrid tenga que abandonar la actual ciudad deportiva, en junio de 2003, no estará finalizada la nueva.

Onieva, al que el presidente ha solicitado un par de veces que no provocase a los socios y que se ciñese a los puntos del día, incluso ha apuntado la posibilidad de convocar una nueva asamblea para decidir la mejor oferta de compra.