Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EN POCAS PALABRAS

Alberto San Juan: “Ser normal está sobrevalorado”

El actor recomienda libros y películas que ayuden a reflexionar cómo mejorar la sociedad cuando pase la crisis del coronavirus

Alberto San Juan, visto por Setanta.
Alberto San Juan, visto por Setanta.

Después de unos años dedicado el teatro documental y político, esta temporada Alberto San Juan (Madrid, 1968) está volcado en la poesía. Periódicamente recita versos de clásicos españoles (Lope, Calderón, Cervantes, Quevedo, Santa Teresa) y de Lorca en sendos recitales en el Teatro del Barrio de Madrid.

Recomiéndenos un libro o una película para estos días de confinamiento.

Creo que esta crisis puede cambiar la sociedad en dos sentidos: extremando su autoritarismo y desigualdad o emprendiendo el camino de la solidaridad y la cooperación. Todo libro, obra teatral o película que ayude a pensar en este sentido es idóneo. Por ejemplo: la novela Lectura fácil, de Cristina Morales; la obra teatral Shock, de Andrés Lima, o la película Cantando bajo la lluvia para sentirse vivo y alegre, capaz de imaginar y empezar a construir alternativas al cruel suicidio colectivo al que nos condena la razón neoliberal.

¿Qué le llevó a ser actor?

La fantasía de que la vida del teatro estaría llena de amores y aventuras.

¿Cuál es la última obra teatral que le ha gustado?

Los días felices, de Beckett, dirigida por Pablo Messiez. Con Fernanda Orazi y Francesco Carril.

¿Y su favorita de todos los tiempos?

Decenas. Una de ellas: El traje, de Peter Brook

¿Qué tipo de teatro odia? ¿Y de cine?

No odio, pero me resulta insoportable el cine y el teatro cuando me aburro.

¿Qué personaje que haya interpretado le ha marcado más?

Más, no lo se. Uno que tiene que ver con mi intimidad: el que interpreto en la película La isla interior.

Ahora tiene en cartel dos recitales poéticos en el Teatro del Barrio. Clásicos españoles y Lorca en Nueva York. ¿El teatro intensifica la poesía?

Mucho sería decir que yo consiga hacer más intensa la palabra de Lorca o Santa Teresa. Pero sí creo que la poesía se ha de escuchar, ademas de leerla.

¿Cuál es su poeta preferido?

Tantos... incluso en el caso de mi pobre conocimiento. Lorca, sin duda, sería uno.

¿Qué libro tiene ahora en su mesila de noche?

Los cuerpos de Judith Butler, de Silvia López. De una maravillosa colección llamada Las Imprescindibles, de la editorial Dos Bigotes.

Una película que refleje el mundo del teatro…

El viaje a ninguna parte, de Fernando Fernán Gómez.

¿Qué canción escogería como autorretrato?

Estoy como nunca, de Eliades Ochoa.

Si no fuera actor, ¿qué le gustaría ser?

Estudiante de historia. Y, eventualmente, profesor.

¿Qué está socialmente sobrevalorado?

La ficcion de ser normal.

¿Qué papel no aceptaría jamás?

Intentaria no trabajar en un proyecto que chocara excesivamente con mi sentido etico. Es lo mas que puedo decir.

¿A quién le daría el Premio Nacional de Teatro?

 A las llamadas salas alternativas.