Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La III Guerra Mundial se libra en un podcast

Podium Podcast continúa con su apuesta por la ficción sonora con la segunda temporada de ‘Guerra 3’

Carlos Bardem y Adriana Ugarte graban la segunda temporada de 'Guerra 3'.
Carlos Bardem y Adriana Ugarte graban la segunda temporada de 'Guerra 3'.

“Si quieren guerra, tendrán la mayor que el mundo recuerde”. Esta amenaza, hecha por el líder de Corea del Norte, sobrevolaba el final de la primera temporada del podcast Guerra 3, una ficción que se plantea cómo podría llegar a ser una III Guerra Mundial. La serie de la plataforma Podium Podcast, continúa a partir del próximo martes 26 justo donde acabó la primera temporada, y con una escena muy intensa que ha requerido varios días de posproducción. Es todo lo que el equipo puede desvelar antes de su estreno. El podcast, protagonizado por Adriana Ugarte y Carlos Bardem, ocupa los primeros puestos de descargas de su género y estará también disponible para los asistentes de voz como Alexa.

Escucha el podcast Guerra 3 desde el principio.

"Al principio teníamos un poco de miedo porque el mismo equipo veníamos de hacer El gran apagón, que lleva unos cuantos millones de descargas, y eso siempre te pone nerviosa, pero ha funcionado muy bien”, cuenta Ana Alonso, directora de esta ficción que también presta su voz al podcast, y que recuerda que la vida de de estos formatos es mucho más larga que otras creaciones artísticas con lo que siguen sumando oyentes. La narración retrata el empeño de una periodista, Jimena Torres, en visitar Corea del Norte para descubrir qué ocurre en el hermético país, aprovechando una competición deportiva. Sus aveguaciones van más allá de lo que había imaginado y, al revelarlas, acaba desencadenando un conflicto a nivel internacional.

El guion, que firma el escritor José Antonio Pérez Ledo, incorpora a los actores Nancho Novo y Pedro Casablanc entre sus voces para la segunda temporada. En este sentido, continuará con la senda marcada por la primera, en la que los acentos ingleses, mexicanos, rusos, etcétera son también protagonistas. Alonso cuenta que su trabajo en el teatro y la radio la han ayudado a lograr todo ese abanico de nacionalidades que, confiesa, no siempre es fácil orquestar. “¿Cómo sabes dónde cortar a un coreano?, ejemplifica.

También los silencios son imprescindibles en esta serie. Se han convertido casi en un sello de identidad. No solo implican dramatismo o duda, sino que permiten que el sonido no adelante los acontecimientos y así prevalezca el texto y su ritmo narrativo. La dificultad en este aspecto es encontrar el equilibrio para que el oyente no crea que se le ha desenchufado un casco o que el audio se ha parado. Como señala la directora de Podium Podcast, María Jesús Espinosa de los Monteros, “son un descanso para que el oyente asimile lo que acaba de pasar y a la vez se prepare para lo que viene”, pero no pueden provocar la pérdida de interés.

Efecto Coco: sonidos falsos para construir una realidad

“Hemos tenido que decirle a Ledo que frene un poco con tantas voces, pero no nos hace ni caso”, bromea el técnico de sonido Roberto Maján sobre la variedad de acentos de Guerra 3. Bajo la supervisión del “sensible oído de Alonso”, como lo describe, realiza la posproducción, en la que ha creado los sonidos que ambientan los episodios, algunos de los cuales responden al Efecto Coco. “Son aquellos sonidos que no se corresponden con la realidad pero que el oyente necesita tener para entender lo que está ocurriendo, por ejemplo, una bomba atómica”, resumen. La primera temporada del podcast termina con una de estas grandes explosiones. ¿Cuántos seres humanos saben cómo suena realmente este tipo de detonaciones? Para recrearlo mezcló una serie de efectos a baja frecuencia con el estallido ralentizado de varias bombas. “No representa fielmente la realidad, pero es una referencia sin la que el oyente no puede saber qué está pasando”, concluye el técnico.

La directora, que desde el nacimiento de la plataforma tenía sus miras puestas en la ficción, reconoce que el género está viviendo un momento álgido que no se puede deslindar ni de la eclosión de las series ni del furor de las plataformas digitales de visualización. Su planteamiento actual los acerca más a estas obras casi cinematográficas que a las radionovelas con las que se suelen emparentar. Esa reivindicación, que también repite Alonso, no supone negar la tradición de la que derivan, sino ratificar su evolución hacia una nueva vertiente.

Trasvase de formatos

Historias como Informe Z o El club del terror, junto al ya mencionado El Apagón,ocupan los primeros puestos en las listas de descargas. Las distopías, el misterio y el thriller de terror son contenidos que funcionan especialmente bien en este formato. Pero su nivel de calado no solo lo demuestra el número de oyentes, sino, como señala Espinosa de los Monteros, también el trasvase de narrativas, como de audio a televisión y viceversa: “La ficción sonora tiene una gran vida por sí misma y permita muchas adaptaciones a otros formatos”.

Añade que esto supone un nuevo caladero de talentos. Además de que los actores ya populares encuentren una vía divergente de interpretación, aparecen nuevas voces y emergen talentos relacionados con la narrativa, pues este tipo de guiones requiere de especificidades provocadas por la falta de una imagen de referencia. “No todo el mundo puede escribir para podcast y están surgiendo cosas muy interesantes en este sentido”, valora.

Otro ejemplo del buen momento que atraviesan son los acuerdos a los que se están llegando con editoriales para adaptar libros populares al podcast. No se trata de un audiolibro, sino de integrar la novela en todo el contexto del formato. Así lo están haciendo ya, por ejemplo, con Una novela criminal, de Jorge Volpi, cuyos primeros capítullos están disponibles en Podium Podcast.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información