Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LECTURA

Estamos en el firmamento

‘Babelia’ adelanta un poema inédito de Ernesto Cardenal firmado en Managua el 28 de marzo de 2019 y correspondiente al libro ‘Hijos de las estrellas’, que publica la editorial Trotta el próximo lunes dentro de la poesía completa del escritor nicaragüense

El escritor Ernesto Caballero, en 2013 en Granada (Nicaragua).
El escritor Ernesto Caballero, en 2013 en Granada (Nicaragua). AFP / Getty Images

Estamos en el firmamento

entre billones y billones de galaxias

y billones y billones de estrellas

un planeta para una unión con nosotros

desde la bacteria venimos evolucionando

Tierra que va a ver a Dios

 

el mundo debe ser inteligible

y no un absurdo

 

Estamos en el firmamento

Planeta del encuentro con Dios

entre miles deshabitados

donde la vida lucha

por mantenerse viva

los componentes de la vida sin nada especial

Debido a nuestra humilde existencia

Darwin pensó que nació en charquitos

y por qué se produjo aún no sabemos

Una vez la vida trasmitió otra vida

y todo empezó desde entonces.

Toda la vida es una

todos nacidos de un solo tronco

y somos insignificantes en el cosmos

el sol uno más entre billones de soles

y la galaxia como un átomo del universo

 

Cabe preguntar de qué sirve el universo

por qué hay algo y no nada

y un cielo absurdo arriba de nosotros

 

¿Y por qué un Dios después de todo?

 

Pero hay un Dios que está en el futuro

El futuro al que somos llamados

la dirección de la expansión del universo

 

Unión con el todo a donde vamos

multiplicidad de individuos en uno solo

 

Ser es ser para otro ser

el amor que une a las moléculas contra la entropía

sin el que es imposible el amor humano

la gravedad de la materia que atrae toda materia

la unificación hacia la que va la evolución

La evolución hacia el Reino de los Cielos

 

el mundo haciéndose cada vez más grande

y un Sol que debió durar hasta nosotros

 

Galaxia con billones de estrellas

y billones de galaxias

universo tan grande porque es tan viejo

y tan viejo porque lo necesita la vida

Con menos materia habría más gravedad

y se expandiría menos el universo

sin tiempo para vida inteligente

En un universo distinto no existiríamos

el Hombre es inteligente para imprimir a Dios

somos más que materia físico-química

por eso hay resurrección

aunque cómo no sabemos

 

Del vacío salen estrellas planetas y nosotros

Universo que nació de la nada

creación no por accidente sino inevitable

y sin terminar todavía

 

El mundo extremadamente improbable en que vivimos

donde era casi imposible que viviéramos

¿Quién imaginaría vivir en él?

Los que en él viven lo imaginan

Concentrándose por la gravedad contra la expansión

el universo cada vez más grande

y cada vez más grande Dios en él

 

Nosotros en verdad somos extraterrestres

venimos de las estrellas

y en el planeta encarnó Dios

Desde un punto matemático del espaciotiempo:

un poquito más de materia que antimateria

y ahora preguntándonos

cómo fue el origen del universo

Cuando el universo era del tamaño de una aceituna…

Del tamaño de una

grapefruit…

entre el infinito grande y el infinito pequeño

nosotros

 

 

Tomar en serio lo de Jesús

que el reino está cerca

un Dios por venir

encarnado cada vez más por la evolución

 

Por su Resurrección la materia durará siempre

Su carne indestructible para siempre

y nuestras esperanzas de sobrevivencia tras la muerte

Aunque estamos en un planeta con los días contados

Su extinción inevitable

 

Se creyó que la Vía Láctea era el universo

Un cosmos que salió del caos

y una creación que no ha cesado todavía

cada átomo vivo estuvo en una estrella

cada célula tuya como un milagro

 

el animal pensante que somos

con conciencia consciente de sí misma

o reflexión

Materia que aspira hacia el espíritu

todo hacia donde converge todo

la unidad de todas las cosas

Un Dios no arriba sino adelante

esperando en el futuro

Es también persona

o sería menos que su creatura

 

Universo inacabado quiere decir imperfecto

Su promesa es para el universo

no solo la especie humana

 

Al universo hizo inteligible

y lo unificó

unificación a la que va toda la evolución

Dios amó y por eso creó

Sin el mundo algo le faltaría a Dios

Estamos aún en los albores de la creación

creación que continúa y debemos terminar

La más consciente de las moléculas

hechos de hidrógeno y helio nada más

surgió no solo por azar

con una esperanza común hacia el futuro

un yo que se volvió nosotros

la multiplicidad de individuos en uno solo

evolución hacia el Reino de los Cielos

 

En vez del Dios del Cielo el de la evolución

a más complejidad y más unión

para que todo sea uno

 

El que unas libras de materia en el cerebro

puedan abarcar el universo

difícil que se repita en un planeta

que una vez hubo es lo que sabemos

La certeza de sobrevivencia tras la muerte

en un disco de estrellas de cien mil años luz de diámetro

Nuestra sangre viene de supernovas

aunque tampoco durarán siempre las estrellas

estrellas que se hunden en la nada

recibiendo materia que no devuelven

tan natural como la caída de las manzanas

¿cómo saben que hay una Tierra donde caer?

 

 

Un universo no dominado por esos hoyos

La muerte es real pero no el final que es Dios

Con la certeza de que no todo acaba

la convicción de que algo será eterno

El mundo un accidente que debía suceder

con probabilidades casi cero de que existiéramos

la materia fragmentándose en galaxias

las galaxias fragmentándose en estrellas

hacia una comunión universal

por la que la materia durará siempre

Su carne resucitada indestructible para siempre

 

La dirección de la expansión del universo

es el Reino de los Cielos

universo comprensible para Weinberg dice él

pero sin sentido

Venimos de la explosión de supernovas

y una cadena de improbabilidades

coincidencias y casualidades nos produjo

 

La dirección del primate al Homo sapiens

es hacia Dios

evolucionando en la Tierra desde el Terciario

hacia una conciencia suprema

y una suprema unión

Unidos seremos uno solo

la Tierra cubierta de pensamiento

en el cuerpo celeste en el que somos

 

Un universo indiferente y aun hostil a la vida

unos sobrevivieron haciéndose muy pequeños

microscópicos

o enormemente grandes

corriendo veloces

otros teniendo alas y volaron

y lo que llamamos especie humana…

 

Una humanidad que hubiera por galaxia

serían millones en el cielo

la antientropía de la evolución

la nueva creación durará siempre

o no tendría sentido

no se justificaría la existencia del mundo

 

En un proceso de evolución universal

insectos y vertebrados y nosotros

la humanización de la Tierra

o planetarización de la especie humana

haciéndonos un cerebro de cerebros

o partes de una conciencia colectiva

A diferencia de los otros animales

el universo consciente de sí mismo

no el saber sino el saber que sabe

y hacia un universo que será mejor

 

Si el sol fuera del tamaño de una aspirina

la estrella más próxima sería a 100 kilómetros

esa es la distancia entre las estrellas

 

Millones con la misma evolución

nacidos de las cenizas de estrellas muertas

Una materia oscura domina el universo

sin que sepamos qué es ni dónde está

aunque con un orden existente en él

De simple a complejo de microbio a humano

creación que no ha terminado todavía

 

Este mundo como revelación de Dios

donde todo sea uno

los brazos hechos para abrazar

los labios para besar

 

Un Dios que nos espera en el futuro

el futuro al que somos llamados

nuestro Dios el Dios de la evolución

y el amor más allá de la muerte

 

Entra sin que se abriera la puerta

Y dice “La paz sea con ustedes”

la paz con justicia

la justicia y la paz se besan

 

Billones y billones de estrellas

y entre billones y billones en el firmamento:

un planeta para unirse con nosotros

Poesía Completa. Ernesto Cardenal. Editorial Trotta, 2019. 1.232 páginas. 48 euros. A la venta a partir del 4 de noviembre.