Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

Alta infidelidad

Ver 'The Affair' es como escuchar una canción de Rocío Jurado mientras lees un libro de Philip Roth

En una de las secuencias más tristes de The Affair, la serie cuya quinta y última temporada arranca el próximo lunes en España en Movistar +, una mujer joven que acaba de perder a su hija le pregunta a Alison Bailey (uno de los personajes principales de la ficción, que también carga desde joven con la pérdida de un hijo pequeño) qué hizo en lugar de suicidarse para superar la pérdida. Alison responde: “Tener un affair”. Esta historia sobre una infidelidad contada desde el punto de vista de cuatro personajes (las dos parejas implicadas), triunfó en los Globos de Oro de 2015 para luego desinflarse poco a poco. Pese a alguna subtrama absurda, The Affair tiene un grupo de defensores (entre los que me incluyo) que se han mantenido fieles a un relato con una estructura bien resuelta y unos arquetipos masculinos y femeninos que van un poco más allá de lo habitual. Algo así como escuchar una canción de Rocío Jurado mientras lees un libro de Philip Roth.

El problema con el final que ahora arranca es que llega mutilado después de que la actriz Ruth Wilson (Alison), dejara la serie en extrañas circunstancias. Un giro de guion que también se ha llevado por delante a Joshua Jackson, el sexi Cole Lockhart, marido de Alison y uno de esos hombres de pocas palabras y una pieza. Se ha señalado la brecha salarial entre ella y Dominic West (Noah Solloway, ese novelista maduro, atractivo y vanidoso que la lía parda por una aventura de verano) como detonante de una espantada que tuvo sus consecuencias: los guionistas se vengaron del personaje de la actriz saliente y se esmeraron en la parte masculina: lo mejor de la cuarta temporada fue el bromance entre los dos hombres que una vez se mataron por ella.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >