Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

Políticos

Los entresijos de la política es uno de los temas favoritos de las series de ficción

Los entresijos de la política es uno de los temas favoritos de las series de ficción. Al fin y al cabo son los responsables de la convivencia ciudadana pero, aunque ellos no lo crean, son humanos, es decir, están expuestos a todas las grandezas y mezquindades de las que son capaces los seres racionales.

Y como en todo, hay diversas maneras de contar sus historias. Se puede hacer desde el rigor calvinista, como en el caso de la danesa y excelente Borgen; desde lo fieramente humano, que diría Blas de Otero, en el caso de la italiana 1992 o desde el desmadre y la ironía como es la segunda temporada de la australiana Rake (Sundance TV), las andanzas y desventuras de un abogado, Cleaver Greene, que es elegido senador en base a una campaña electoral con el lema "No voy a hacer nada" y la afortunada equivocación de los ecologistas que pensaban que su apellido, Greene, se debía a su militancia en defensa de la naturaleza. Cleaver no desaprovecha ninguna ocasión para mostrar su torpeza ni sus enemigos para señalar la paja en el ojo ajeno ocultando la viga en el propio.

Por estos pagos también se trabaja el humor para mostrar los mencionados entresijos, desde algunos capítulos de la muy popular Aquí no hay quien viva a Vota Juan. Naturalmente, la realidad supera a la ficción. ¿Qué es más disparatado, un ministro del Interior como Joaquín Reyes en Cuerpo de élite o el ministro del Interior del anterior Gobierno capaz de condecorar a vírgenes o afirmar que tiene un ángel de la guarda para aparcar su vehículo? ¿No es un chiste malo que la parálisis de la renovación del máximo órgano del poder judicial se deba a la prepotencia de un tuit, al parecer anónimo, y al lenguaraz comportamiento del portavoz de la mayoría conservadora del Senado?

Cleaver Greene es un divertido calavera que reivindica la inacción. Por aquí son igual de inactivos salvo para conservar sus regalías pero mucho menos disfrutones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >