Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Australia

El remake estadounidense de 'Rake' es más brillante en su producción y realización aunque mucho menos mordaz que el original australiano

El protagonista de la versión australiana de 'Rake'.
El protagonista de la versión australiana de 'Rake'.

Es el sexto país más grande del mundo con una población que supera ligeramente los 25 millones de habitantes, de los que unos 800.000 son los primitivos pobladores aborígenes. Australia es un ejemplo de colonización blanca, un país despoblado salvo en las grandes ciudades y con una televisión potente que produce excelentes series con una ventaja: son angloparlantes, por lo que su facilidad exportadora resulta evidente.

El domingo, Sundance TV difundió completa la cuarta temporada y hoy comienza a emitir la quinta de Rake —ocho capítulos de unos 40 minutos cada uno—, una serie australiana que ya ha tenido su correspondiente remake estadounidense de igual título.

Los ya habituales maratones de Sundance permiten a los desempleados y a la tercera edad con capacidad suscriptora para las cadenas de pago darse un atracón seriéfilo, arma de doble filo, pues si de una parte el espectador puede seguir la serie sin acudir a la memoria semanal, de otra supone un reto importante: tiene que ser muy atractiva para ver seguidas más de cinco horas. Rake lo consigue, y eso es mucho.

Las andanzas del letrado Cleaver Greene, que acabará siendo expulsado del Colegio de Abogados, son las de alguien en quien se entremezclan la picaresca y el desamparo más una buena dosis de fortuna. Unos diálogos brillantes y una mirada crítica sobre una sociedad en la que la línea entre lo honesto y lo ilegal cada vez es más difusa. Hábil defensor de culpables, tendrá que lidiar entre la eficacia de su oficio y el absoluto desastre de su vida sentimental y familiar, aunque siempre, eso sí, con una cierta dignidad personal, la de un escéptico que, pese a todo, no tira la toalla.

El remake estadounidense es, probablemente, más brillante en su producción, aunque menos mordaz. Si usamos una clasificación de tiempos felizmente superados, la Rake australiana es 3R, mayores con reparos, y la estadounidense, 2, todos los públicos.

Estrenos de la semana Consulta el calendario completo
28lunes
29martes
1994
Movistar +
Temporada 3
30miércoles
31jueves
1viernes
See
See
Apple TV+
Estreno
2sábado
3domingo

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS