Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEÑOR RUISEÑOR CRÍTICA i

Sátira desbocada

'Señor Ruiseñor', de Els Joglars, propone una caricatura sin matices del independentismo catalán

Una escena de 'Señor Ruiseñor', de Els Joglars.
Una escena de 'Señor Ruiseñor', de Els Joglars.

La crítica al nacionalismo catalán forma parte del ADN de Els Joglars. Inolvidable es su caricatura de Jordi Pujol en Ubú, que estrenaron ya en 1981 con Albert Boadella como director, cuando nadie –ni ellos mismos– podía vislumbrar la deriva actual del independentismo. ¿Cómo iban a resistirse a azotarle ahora al procés y sus sabrosos personajes?

La situación es ciertamente jugosa para la sátira y Els Joglars, maestros del género, la aprovechan bien en esta nueva obra. La pieza, concebida por Ramon Fontseré ahora que Boadella ya no pertenece a la compañía –aunque sigue apareciendo como colaborador especial en los créditos–, contrapone la figura del artista Santiago Rusiñol, representado aquí como ejemplo de catalán cívico y cosmopolita, frente a un grupo de papanatas que encarnan todos los tópicos del nacionalismo dogmático. El contraste es ingenioso pero no acaba de funcionar, pues el personaje de Rusiñol aparece apenas esbozado, sin profundidad, mientras que los papanatas son simplemente eso, papanatas sin matices, caricaturizados en extremo. La sátira acaba desbocada.

El espectáculo, no obstante, contiene escenas de gran potencia teatral y combina con eficacia recursos escénicos muy variados: pantomimas, sombras chinas, proyecciones, algunas danzas y una versión memorable del himno fascista Facceta Nera. El problema es que se suceden de forma atropellada, sin pegamento entre ellas, por lo que el ritmo se resiente y la burla pierde fuerza. Interesante es el momento en el que Fontseré, que aquí interpreta a Rusiñol, se deshace del pintor para volverse a poner el traje de su viejo amigo Pujol como germen de lo que ocurre ahora en Cataluña. Aunque se diría que lo retoma con cierta nostalgia: como si incluso el Molt Honorable pareciera asombrado por lo que ve hoy.

Señor Ruiseñor. Dramaturgia y dirección de Ramon Fontseré. Teatro María Guerrero. Madrid. Hasta el 27 de enero.