Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Maleable

Los cambios en los responsables de los informativos de la televisión pública han sido calificados por el portavoz del PP en la comisión de control de RTVE del Congreso, de “purga implacable”.

“Ese asunto no va con el PP; nos abstenemos con absoluta indiferencia”, declaró el vicesecretario general del PP Javier Maroto sobre la exhumación de los restos de Franco. Podría formar parte de un monólogo cómico, pero no; fue una declaración desde la seriedad que requieren menos de 70 caracteres para describir un mundo idílico en el que el pasado no existe o es maleable.

Claro que, para ejemplo de maleabilidad cursilona la que ofreció a su audiencia el ahora cesado Pedro Carreño, director y presentador del telediario del fin de semana que, como informa Vertele, tuvo a bien describir el 18º congreso del PP del pasado año así: “El tiempo desapacible que hay en Madrid contrasta con la imagen de alegría que se vive en las filas populares”. Añádanle que el sábado 28 de octubre de 2017, después de que el Parlament declarara unilateralmente la independencia, el responsable del telediario estuvo ausente de la Redacción porque había sido invitado a dar el pregón de la fiesta de la rosa del azafrán en Consuegra (Toledo). Naturalmente, en el telediario del domingo una redactora desplazada a dicha localidad informó en directo del desarrollo de las fiestas.

Los cambios en los responsables de los informativos han sido calificados por Ramón Moreno, portavoz del PP en la comisión de control de RTVE del Congreso, de “purga implacable”. “Nunca un mandato provisional había provocado antes una conmoción tan intensa entre los responsables de RTVE”. El que una de las primeras decisiones del Gobierno del PP con mayoría absoluta fuese cambiar por decreto ley las condiciones para elegir al presidente de la corporación no debió de provocar la menor conmoción entre sus responsables.

Pero las risas no son solo políticas. También las hay deportivas. Los comentaristas del gremio ya insistieron en la repentina desafección de Cristiano Ronaldo con el Madrid. Un dato: pactó con la Agencia Tributaria una multa de 19 millones y dos años de prisión que no cumplirá. Así no hay amor que aguante.