Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
flamenco

El embrujo del Oriente

Arcángel se ha aliado con las Nuevas Voces Búlgaras para liderar un proyecto de mestizaje

El embrujo del Oriente Ampliar foto

Parece poderosa la atracción que los coros de voces femeninas venidos de Bulgaria han ejercido en el flamenco. Morente vio en ellos la herramienta idónea para sus experimentaciones y los incluyó en su disco Lorca (1999). Esa multiplicidad de voces, armonizadas de manera compleja, dio para mucho. Casi dos décadas después, el influjo permanece, algo que no resulta casual. Ya lo dejó sentado el maestro Manolo Sanlúcar: somos —refiriéndose a la música flamenca— una incursión de Oriente en Occidente. La modalidad es patria común.

Arcángel propicia ahora un encuentro distinto y renovado, también valiente, pues se plasmó en el directo de una serie de conciertos durante el verano de 2017. El onubense, más que bregado en hibridaciones (nunca se pueden olvidar ni minusvalorar sus trabajos con el compositor Mauricio Sotelo), se ha aliado con las Nuevas Voces Búlgaras para liderar un proyecto de mestizaje del que se declara último responsable. Un cantaor con sus privilegiados registros vocales es capaz hasta de dialogar con el coro antes de enfrentarse a un martinete que parece nacer, así, reforzado. A continuación, dentro de un cancionero en el que se homenajea a precursores de la libertad a la que se acoge, encuentra en el coro una gama infinita de colores: delicada para la nana y los fandangos, briosa para la ‘Baladilla de los tres ríos’ lorquiana y mestiza para las alegrías. Un estimulante mosaico vocal en el que el maridaje rítmico, concretamente en la versión de ‘La leyenda del tiempo’, de Camarón, con esa compleja amalgama de melodía de bambera y compás de la bulería, no se percibe resuelto. El tema, no obstante, mantiene su emocionante intensidad de himno.

Para los otros dos homenajes, el cantaor elige el acompañamiento sencillo, que no fácil, de las guitarras de Dani de Morón y Rycardo Moreno, brillantes vanguardias de la nueva generación de sonanteros. Desnuda la versión de ‘La aurora de Nueva York’ de Morente, casi intimista la de ‘Cabalgando’, compartida con Lole Montoya. Las aportaciones en letras y músicas de Isidro Sanlúcar añaden frescura a un disco que se revela tan exótico como flamenco.

Arcángel & Coro de Nuevas Voces Búlgaras & Georgi Petkov. Al este del cante. Universal