Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo ‘The Leftovers’ ha jugado con nuestras emociones

La banda sonora y la selección musical de la serie, claves en el viaje emocional que ha presentado

Los seguidores de The Leftovers tienen, tenemos, un punto masoquista. Hubo un momento en la serie en el que sus responsables parecían decir a los espectadores: aquí se ha venido a sufrir; si quieres seguir adelante, es bajo tu propia responsabilidad. Algunos seguimos hasta el final y esta noche (o mañana para quien no quiera o pueda trasnochar) nos despediremos de la serie que más nos ha maltratado emocionalmente. Cada capítulo de la segunda y tercera temporadas de The Leftovers te dejaba machacado. Si te dejabas llevar, sabías que habría un momento en el que te derrumbarías. Siempre. Sin remedio. Hay varias razones para que eso ocurra, pero una fundamental ha sido la banda sonora y la selección musical que ha acompañado a las andanzas de los personajes.

En The Leftovers han recurrido a todos los medios posibles para generar emociones en el espectador. Al fin y al cabo, es una serie sobre el sufrimiento de unos personajes que tratan de lidiar con el dolor que supone la pérdida y la falta de respuestas tras la desaparición del 2% de la población mundial de forma repentina. Y nada mejor para transmitir emociones que la música.

The Leftovers lo logra por dos vías: por un lado, con su banda sonora original, de la que es responsable Max Richter, y por otro lado, con la selección de temas de la que se encarga la supervisora musical de la serie, Liza Richardson, junto a Damon Lindelof. El compositor Max Richter ya explicó a EL PAÍS cuando terminó la primera temporada cómo trabajaba en la serie, con composiciones generales y otras específicas para los personajes. En Twitter también ha explicado cómo "la palabra clave en The Leftovers es partida. Es una cuestión de expresar el paso de la existencia a la no-existencia".

La importancia de la música en la serie sigue presente en la selección de los temas musicales de la cabecera. La primera temporada optó por una composición de Richter que sentaba las bases de lo que vendría después. La segunda entrega cambió de tercio apostando por la canción Let the Mystery Be, una balada country de Iris DeMent. Y en la tercera temporada, no hay un único tema para los títulos de crédito, sino uno diferente por capítulo. De esta forma, desde el minuto uno se introduce al espectador en el mundo de la serie y se le prepara para lo que viene a continuación. Desde el chiste interno de usar la música de Primos lejanos en el segundo capítulo para apoyar las referencias a la sitcom que tenía ese episodio (incluido el cameo de Mark Linn-Baker, supuesto único superviviente del reparto principal de la serie tras la Marcha Repentina) pasando por Personal Jesus o 1-800 Suicide.

A los temas que sonaron en capítulos de la segunda temporada, desde Let Your Love Flow, Where Is My Mind?, Laughing with, una versión de You're the One that I Want o el coro de los esclavos de Nabucco que era recurrente en el 2x08 y que ha vuelto a sonar en el 3x07, se ha sumado en esta última tanda de capítulos otro buen puñado de temas: Sign of the Judgment, Song of the Pious Itinerant (Hallelujah, I'm a Bum) o I love the rainy night son algunos de ellos. El cuarto capítulo jugó a romper el corazón a los espectadores a ritmo de Take On Me, cuya melodía aparecía en tres ocasiones, tanto en su versión original para el precioso (y dolorosísimo) plano final como en versión instrumental.

The Leftovers usa la música tanto para aumentar la potencia emocional de una escena (está demostrado: todo es más triste con la música de The Leftovers) o recurre a ella con un sentido irónico buscando el contraste y descolocar al espectador o arrancarle una sonrisa. ¿Hip hop para acompañar el sufrimiento de dos madres que saltan en una cama elástica tratando de liberarse de parte de su pena? Por qué no.

The Leftovers ha sido un viaje emocional intensísimo que ha maltratado sentimentalmente al espectador. Es difícil verbalizar los sentimientos. Pero es más fácil plasmarlos en imágenes y música. En The Leftovers lo saben. Pase lo que pase en el capítulo final, gracias por el viaje.

El último capítulo de The Leftovers se puede ver en HBO España y en Movistar Series. La serie al completo está disponible en HBO España.

Más información