Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La risa de Diane Lockhart

'The Good Fight', serie protagonizada por una mujer mayor, una negra y una lesbiana, arranca a un gran nivel

No puede haber comienzo más cruel para The Good Fight que helar la risa de Diane Lockhart. El arranque del spin off de The Good Wife duele. Donald Trump es presidente de Estados Unidos. El dinero con el que contaba Diane para su jubilación desaparece fruto de una estafa piramidal. Y su bufete, ese que fundó junto a Will Gardner y que ahora ha ido acumulando apellidos y apellidos en su nombre hasta hacer imposible leerlo del tirón, no acepta su regreso en las mismas condiciones una vez que ya había presentado su dimisión. Malos tiempos para Diane.

Si The Good Wife fue la historia de cómo Alicia Florrick evolucionaba desde la buena esposa del título hasta una mujer independiente pero que la Alicia del comienzo habría odiado, The Good Fight pone el foco en la veterana Diane, uno de los mejores personajes de la serie madre, para mostrar su lucha por renacer después de que su mundo entero se derrumbe. Había muchas expectativas puestas en The Good Fight, que arrancó el pasado fin de semana con doble capítulo y en España se puede ver en Movistar Series. Afortunadamente, consigue mantener lo mejor de The Good Wife y borrar algunos de los vicios en los que había caído con el paso de los años.

La risa de Diane Lockhart

El universo de la serie protagonizada por Julianna Margulies está muy presente. Misma elegancia visual, mismo uso inteligente de la música, muchos personajes en común (dan ganas de aplaudir cada vez que aparece alguna cara familiar), mismos guiones cuidadísimos al detalle. Pero también queda claro que estamos ante una serie diferente. La nueva historia está protagonizada por una mujer mayor, una negra y una lesbiana. Ahí queda eso. Personajes que, por fin, pueden decir palabras malsonantes gracias a que se emite en la plataforma online de CBS. También cambia de entorno, llevando a las protagonistas a un bufete afroamericano. Tras un primer capítulo que dinamita el mundo de Diane, en el segundo el personaje de Christine Baranski y su drama personal ceden protagonismo al caso de la semana y al resto del reparto, manteniendo ese equilibrio entre caso capitular y trama de largo recorrido que caracterizaba a The Good Wife.

La mala noticia es que esta temporada solo tendrá 10 capítulos. La buena es que podemos esperar gran calidad de ellos. Seguro que le da tiempo a Diane Lockhart a recuperar su risa.

Más información