Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘The Good Fight’ o cómo sobrevivir a ‘The Good Wife’

Christine Baranski protagoniza la serie derivada del aplaudido drama legal

Christine Baranski y Cush Jumbo, en 'The Good Fight'.

The Good Fight, la nueva serie que producen y escriben Robert y Michelle King, era una posibilidad anunciada incluso antes de que The Good Wife se despidiera de los espectadores tras siete temporadas de éxito. La lucha de la que habla el nuevo título no tiene nada que ver con el tira y afloja que se producía en las últimas temporadas entre Diane Lockhart (Christine Baranski) y Alicia Florrick (Julianna Margulies). De hecho la presencia de Margulies en este spin off de 10 episodios está descartada. Según confesaron los King a la asociación estadounidense de críticos de televisión, su historia está cerrada. “Aunque no nos importaría ver a estas dos mujeres quedando para cenar para ponerse al día”, se le escapó a Baranski, la protagonista de una nueva serie que en Estados Unidos se verá en el servicio de vídeo bajo demanda de la cadena CBS. Movistar Series estrenará en España los dos primeros capítulos en la madrugada del domingo al lunes (02.00 y 06.00), con un nuevo pase de los dos episodios el lunes (20.35).

La actriz de 64 años aceptó The Good Fight sin tan siquiera tener un guion. “Me apetecía saber qué era de esta mujer un año más tarde”, confesó la actriz. Sin destripar la trama, The Good Fight abre un mundo nuevo a protagonistas y espectadores. La mujer que lo tenía todo y que arranca la serie lista para su jubilación “porque no le queda nada más que conquistar” lo pierde todo. O casi todo. “Sigue teniendo un estilo y una fuerza increíble pero dejé claro con vestuario y maquillaje que todo es una fachada que recubre a una mujer que saca fuerzas de flaqueza”, explicó Michelle King.

‘The Good Fight’ o cómo sobrevivir a ‘The Good Wife’

En cuanto a los guiones, los King no han cambiado su estilo. La actualidad se filtra en una serie que, en su opinión, refleja unos personajes que, sin ser reales, se desenvuelven perfectamente en el mundo de hoy. De ahí que la imagen de Diane guardando su fotografía junto a Hillary Clinton o sus intenciones de marcharse a Francia tienen mucho más significado en la era Trump. “Es un momento muy preocupante para mi país pero un gran campo de cultivo sobre el que escribir, especialmente como mujer de mi edad”, subrayó la actriz. Una era que se refleja desde los primeros minutos de la nueva serie, que tuvieron que ser cambiados ya que habían sido escritos por un matrimonio demócrata convencido de la victoria de Hillary. Según Robert King, esa fue una de las ventajas de trabajar ahora en una serie más reducida, la capacidad de reacción a dos meses de la emisión del piloto. “Pero que quede claro que no hacemos una serie política. Simplemente vivimos en la era Trump y parece como si nuestros guionistas tuvieran una bola de cristal en la redacción”, puntualizó la actriz.

Además de Baranski, son más los rostros que regresan. Entre ellos Gary Cole como Kurt McVeigh; Zach Grenier como David Lee o Cush Jumbo como la abogada Lucca Quinn. The Good Fight también sigue bajo la producción de Ridley Scott, “aunque sus notas son principalmente estéticas”, aclararon los King. También hay caras nuevas como la de Rose Leslie (la salvaje Ygritte en Juego de tronos), en el papel de la recién llegada Maia Rindell. Los King están dispuestos a mostrar la historia de cinco mujeres fuertes de todas las edades, razas y orientaciones sexuales.

Calidad concentrada

‘The Good Fight’ o cómo sobrevivir a ‘The Good Wife’

Candidata en seis ocasiones al Emmy por dar vida a Diane Lockhart, Baranski siempre tuvo una espinita: The Good Wife nunca consiguió el premio como mejor serie. Siempre atribuyó la causa a sus 22 episodios, un formato menos vistoso que el de series más reducidas, habitualmente de canales de pago. Ahora The Good Fight es la primera serie de contenido original del servicio de streaming de una de las grandes cadenas generalistas estadounidenses, CBS, algo que cambia las reglas del juego en más de un sentido. Todos admiten que hay una mayor libertad creativa, “aunque nuestro presupuesto por episodio sigue siendo el del almuerzo de Westworld”, bromea Robert King. Y sobre todo una mayor flexibilidad en la duración de cada episodio. “Pero solo tenemos diez capítulos para atender a todos nuestros personajes”, se lamentaron los King, que como dijeron a la crítica estadounidense, ahora ven con un nuevo respeto las series de cable.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información