Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Lo negro

El viernes televisivo solo trajo malas vibraciones

Retenciones en Murcia por la nieve.
Retenciones en Murcia por la nieve. EFE

Fue un viernes negro. En los informativos, el nuevo ministro de Fomento pedía perdón a los miles de damnificados por las nevadas y los consiguientes atascos de horas. No hay nada como perder la mayoría absoluta para disculparse públicamente. Años atrás, en la oposición, el líder del PP no pedía perdón, pedía la dimisión de la ministra de Fomento por las mismas razones. Vivir para ver.

A media tarde se retransmitía la toma de posesión del nuevo Presidente de los Estados Unidos y en la que Donald Trump, con esa seguridad que atemoriza al sentido común, decía cosas como "Vamos a quitarle el poder a Washington y devolvéroslo a vosotros, el pueblo americano", que en boca del Presidente con un Gobierno con el mayor número de multimillonarios que se recuerda no deja de ser inquietante. El primer decreto que firmó fue para comenzar el derribo de la reforma sanitaria de Obama. Un peculiar concepto de devolución.

Al atardecer, en canal #0, se emitía el segundo capítulo de una excelente miniserie francesa, Autopsia del género negro, dedicado al escenario del crimen, con opiniones de escritores, guionistas y realizadores, desde David Simon o Philip Kerr a Nele Neuhaus, y en donde los extractos de películas inolvidables del género se entremezclaban con extractos de videojuegos. Un dato: el sector de las consolas en España facturó en 2015 1.083 millones de euros, un 8,7% más que en 2014 y prácticamente el doble que el cine a quien, además de lo negro hay que sumarle la piratería.

Ya por la noche, Telecinco y su Sálvame Deluxe conseguían 2.197.000 espectadores con una sórdida historia de amoríos y chantajes de Bárbara Rey y el Rey Emérito. De nuevo lo negro: fotografías grabaciones, vídeos, servicios secretos, dineros públicos ingresados en Luxemburgo, amenazas, robos con allanamientos..., un mundo en el que la prepotencia y la insensatez se intercalan y que, por supuesto, nada tiene que ver con John Le Carré o Dashiell Hammett.