Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Las imperfectas chicas Gilmore

La resurrección de 'Las chicas Gilmore' es imperfecta. Incluso irregular. Y aun así, es tan perfecta como se podía esperar que fuera

La resurrección de Las chicas Gilmore es imperfecta. Incluso irregular. Y aun así, es tan perfecta como se podía esperar que fuera. Ni Lorelai ni Rory son perfectas. Ni Emily lo es. Ni la serie que contaba sus andanzas lo fue, por mucho que ahora la nostalgia y ese nuevo halo de serie de culto nos lleve a creer otra cosa. La grandeza de Las chicas Gilmore precisamente reside en que son imperfectas. Lorelai es cabezota y, para muchas cosas, inmadura. Rory es egocéntrica y tiene el don de estar más perdida según pasan los años. Las chicas Gilmore siempre fue una historia de mujeres imperfectas que viven en un pueblo lleno de imperfectas extravagancias. Y así es como ha vuelto.

La minitemporada con la que Netflix ha resucitado la serie se pasa volando. Cuatro capítulos y adiós otra vez. Cuatro especiales de hora y media que en algunos casos, como los dos episodios centrales, se hacen incluso demasiado largos. Pero no importa. Estamos de vuelta en Stars Hollow. Y la nostalgia puede más que las flaquezas. La nostalgia y el festival de cameos de Bunheads (ambas series comparten creadora) y Parenthood (comparten protagonista). Y un sinfín de cameos de actores de Las chicas Gilmore, porque algunas de las apariciones de personajes son tan breves que no pasan de cameos.

Podemos ir capítulo a capítulo y decir que Invierno te pone la piel de gallina por la vuelta a casa que supone para sus seguidores. Que a Primavera le pesa demasiado la hora y media de capítulo. Que en Verano no se entiende a qué viene el musical sobre Stars Hollow (ya, para que entren ciertos cameos en acción; pero podría haber sido más corto). O que Otoño repunta para dejar buen sabor de boca final. Pero lo mejor ha sido todo el proceso. Saber que iban a volver, recordar nuestros capítulos y personajes favoritos, volver a comentar la serie, recuperar los #teamDean, #teamJess y #teamLogan. Viajar al pasado. Pura nostalgia.

Las cuatro estaciones de las chicas Gilmore es la historia de un duelo, el de Emily y Lorelai por su marido y padre muerto. También es volver a escuchar esas melodías, reencontrarse con el pueblo y las chifladuras de sus habitantes, volver a escuchar referencias culturales disparadas a la velocidad del rayo... Y tener la oportunidad de saber qué fue de sus personajes. Porque esta resurrección está pensada solo y exclusivamente para los fans (un número que ha ido creciendo en los últimos años gracias a la mayor disponibildad de la serie en plataformas como la propia Netflix o en DVD). Y para que Amy Sherman-Palladino, su creadora, pudiera colocar las cuatro últimas palabras con las que quería cerrar la historia de las Gilmore, las cuatro últimas palabras que tenían que ser.

No será una resurrección perfecta, pero es tan perfecta como son las imperfectas chicas Gilmore.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Sobre la firma

Natalia Marcos

Redactora de la sección de Televisión. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde trabajó en Participación y Redes Sociales. Desde su fundación, escribe en el blog de series Quinta Temporada. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y en Filología Hispánica por la UNED.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS