Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
¿QUÉ SE VE EN EL MUNDO? | EMIRATOS ÁRABES

Una audiencia muy dispersa y amante de las series

Las doscientas nacionalidades que conviven en Emiratos Árabes coinciden en el gusto por la ficción

Imagen promocional de la serie 'Traición a la patria', de Abu Dhabi TV.
Imagen promocional de la serie 'Traición a la patria', de Abu Dhabi TV.

Fuera del Ramadán, cuyos mejores culebrones reúnen cada año ante la pequeña pantalla a una audiencia transnacional, el panorama televisivo de Emiratos Árabes Unidos (EAU) tal vez sea el más disperso del mundo. Con casi un 90% de población extranjera, de dos centenares de nacionalidades distintas, las preferencias de los televidentes tienen mucho que ver con su lengua materna. Además, el país no tiene una televisión nacional, sino siete, una por cada emirato de la federación, algunas de ellas con varias cadenas.

Sea cual sea el origen y el idioma, todos están enganchados a alguna serie y, al igual que en el resto del mundo, Juego de tronos ha encabezado todos los rankings durante la temporada pasada. Eso exige estar abonado a alguna de las cadenas de pago. Resulta significativo que entre las  recomendaciones para el pasado verano de Gulf News, el segundo periódico por tirada de EAU, no hubiera ni una sola que se emitiera en un canal emiratí ni siquiera árabe. Sus sugerencias, Mr. Robot, Broadchurch o Downton Abbey, entre otras, se ven en OSN, Netflix o Amazon.

El famoso servicio de televisión en streaming Netflix sólo está disponible en Oriente Próximo desde principios de este año. Sin embargo, no todas las telenovelas y películas que ofrece pueden verse en EAU. Se trata de una cuestión de derechos. Por ejemplo, los de su serie House of Cards en esta parte del mundo los tenía el canal OSN. Pero algunos usuarios temen que también se evite contenido que pueda chocar con las sensibilidades locales.

Aunque hay 16 canales terrestres, 13 de ellos de propiedad estatal, la mayoría de los hogares, sobre todo en Abu Dhabi y Dubái, los emiratos principales, están servidos por cable. La suscripción básica ofrece 400 emisoras para elegir. Además, hay una creciente penetración de la televisión vía Internet, especialmente popular entre los inmigrantes que buscan sortear la censura imperante en las cadenas locales.

De acuerdo con el último informe sobre medios en el mundo árabe, en EAU encabezan la lista Zee TV y las distintas alternativas de MBC. La primera, una cadena india, refleja el peso de la población del subcontinente, casi la mitad de los 9,5 millones de residentes, de los que 2,2 millones son indios y 1,2 millones, paquistaníes. Los canales de la MBC, especializados en películas y programas de entretenimiento, son los preferidos de los inmigrantes árabes, cerca de un millón, la mitad de ellos egipcios.

Series con mensaje

Las autoridades emiratíes han comprendido el poder de las telenovelas. Al principio de este verano, coincidiendo con las largas noches de Ramadán, Abu Dhabi TV emitió una ficción sobre la amenaza que según el Gobierno suponen los Hermanos Musulmanes. Traición a la patria, basada en una novela del escritor emiratí Hamad al Hammadi, ha sido el primer drama sobre política nacional en la historia de EAU. Tres de cada cuatro emiratíes siguieron la historia, según la encuesta anual de telenovelas de Ramadán en el Golfo.

Tal vez animados por ese éxito, los responsables judiciales han producido siete cortos televisivos para educar al público sobre la ley. En el primero, titulado Perjurio, un hombre y su hija piden a desconocidos que testifiquen en el divorcio de la mujer, ignorando las implicaciones legales.

La media de tiempo ante el televisor oscila entre una y tres horas diarias, según la misma fuente. Sin embargo, los ciudadanos emiratíes lo superan. El 53% de ellos pasan entre tres y seis horas al día pegados a la pantalla. A ellos se dirigen las televisiones locales, con Al Emarat, de Abu Dhabi, en el papel de canal oficial.

La cadena emiratí más popular entre los extranjeros es Dubai One que emite en inglés programas de variedades, principalmente británicos como The X Factor, y películas estadounidenses para el gran público.

Junto a las series, los deportes son otro de los contenidos favoritos de nacionales y extranjeros, en especial las ligas de fútbol inglesa y española, aunque la audiencia se divide en su apoyo al Real Madrid y al Barcelona. El Clásico vacía las calles un año tras otro y los gritos de gol resuenan de un piso a otro.