Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diálogo contra la agresividad

El boxeador Jero García continúa al frente de 'Hermano Mayor'. El programa de Cuatro estrena su novena temporada

Jero García en uno de los programas de la octava temporada.
Jero García en uno de los programas de la octava temporada.

Puede que la sociedad solo vea a los chavales de Hermano Mayor como casos perdidos. Para Jerónimo García, Jero, en cambio, la posibilidad de que no tengan remedio no es una posibilidad. "En mi ADN no está no intentarlo", comenta el coach con motivo del arranque de la novena temporada del programa de Cuatro, que vuelve a la parrilla este viernes 15 de julio (22.15).

El boxeador repite por segunda vez al frente del espacio tras la marcha del anterior conductor, el exjugador de waterpolo Pedro García Aguado. Reconoce que vuelve bastante más experimentado y seguro ante lo que se enfrenta, y subraya que en esta nueva tanda de episodios recuperará los mismos métodos que utilizó en sus inicios en Hermano Mayor. "Me noto con más herramientas. Soy más Jero García que nunca", inquiere. Es decir, mucha menos acción y mano dura que su predecesor. De igual forma, esas son también las armas que ha probado durante más de dos décadas en su labor con varias asociaciones y fundaciones. Desde que abandonó su profesión se dedica a prestar ayuda a jóvenes en riesgo de exclusión. Eso sí, confiesa que la gente se suele asombrar cuando conoce esa faceta suya. "Yo soy muy emocional, aunque me digan que no pega nada con mi carrera".

El entrenador, triple campeón de España de Boxeo, KickBoxing y Full Contact, recuerda que su pasión por el combate lo salvó de acabar como los jóvenes a los que ahora ayuda. Vivió de cerca la marginalidad, las drogas y la violencia. "Tuve que madurar siendo muy joven en un deporte de élite como es el boxeo, donde prima el sacrificio, el trabajo y la constancia". Motivos que, cuenta, a diferencia de lo que la gente cree, lo han convertido en una persona pacífica. "Los boxeadores somos especialistas en canalizar agresividades. Abrazamos mucho el diálogo y la conversación".

En estas siete nuevas historias de Hermano Mayor, el programa aporta alguna novedad al formato. En primer lugar, los espectadores podrán ver los entresijos de la terapia y las deliberaciones que llevan al García y a la psicóloga Bárbara Tovar, a seguir un determinado método y no otro, y también si no funcionan, las razones que los obligan a cambiarlos. Asimismo, se incorpora el punto de vista de los padres y la forma en la que viven el proceso del programa y los cambios de sus hijos. "Puede servir de ejemplificación a otras familias, además de forma de prevención", argumenta García.

Sobre los casos que más le han impactado, afirma estar curado de espanto y que para él todos son igualmente difíciles. "Son chavales que están fuera de la realidad, que aprenden cosas que no deben". Pero todos pueden salir de su conflictivo universo con un poco de ayuda. Entre las historias más llamativas, adelanta que, por primera vez, habrá un joven más mayor de lo habitual, de 25 años, y otro de familia acomodada. El primer programa de la novena temporada lo protagoniza Alberto, de 20 años. Hace con su madre lo que quiere, afirma que su obligación es complacerle a él y ha puesto al límite a su familia.

Hermano Mayor cerró su última temporada con unos resultados de audiencia bastante discretos que rondaron los 1.100.000 espectadores y el 6,5% de cuota de pantalla. En cambio, las anteriores entregas, presentadas todavía por Pedro García Aguado, casi nunca bajaron del 10% de share y alcanzaron de media los 2.000.000 de televidentes. El anterior coach anunció por redes sociales que abandonaba el programa, poco antes de comenzar la octava edición. Hace unos meses fichó por Atresmedia para ponerse al frente del formato internacional Cazadores de Trolls, que aún no tiene fecha de emisión.

Más información