Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘El Caso’ o cómo se miran los crímenes de los sesenta

La 1 estrena la serie inspirada en el histórico semanario de sucesos que se editó durante 45 años

Fernando Guillén Cuervo y Verónica Sánchez protagonizan 'El Caso. Crónica de sucesos'.

"Cada vez es más importante la estética en las series. La gente come mucho por los ojos, y sabemos que el envoltorio importa tanto o más que lo de dentro". Los productores Aitor Gabilondo y César Benítez lo tienen claro. Por eso, cuando hablan de El Caso. Crónica de sucesos, la serie que La 1 estrena esta noche (22.15), insisten en destacar su estilo visual. La iluminación y la fotografía está cobrando cada vez más importancia en unas series españolas que buscan un estilo propio en la pequeña pantalla.

Fernando Guillén Cuervo y Verónica Sánchez son los protagonistas de una historia que viaja a los años sesenta y que tiene como centro la Redacción del popular semanario de sucesos que da nombre a la serie, tomando como punto de partida en cada entrega uno de los casos que fueron portada (o que podrían haberlo sido) en una publicación que nació en 1952 y se mantuvo en los quioscos hasta 1997.

En un plató de 1.500 metros cuadrados se recrea la Redacción del periódico, la comisaría, las casas de los protagonistas y la cafetería en la que se reúnen los redactores, además de algunos exteriores. "Hemos querido huir de la negrura de los crímenes con una estética que entre por los ojos. Jugamos con los contrastes con la luz oscura y clara y buscamos que cada decorado se diferencie por la luz", explica su director principal, Iñaki Mercero.

Los actores de 'El Caso', en uno de los decorados de la serie.
Los actores de 'El Caso', en uno de los decorados de la serie.

Es algo en lo que insiste el director de Fotografía, Johnny Yebra. "Hemos buscado un look especial, huyendo de lo que se ha hecho en televisión sobre esas épocas, jugando con las luces frías que entran por las ventanas y las cálidas de las bombillas en los interiores". La comisaría presenta unos tonos más grises ("me he inspirado en la comisaría de la serie Gotham", confiesa Yebra); en la Redacción, más calidez ("como hay muchas escenas por capítulo ahí, no puedes tener al espectador ahogado"); la cafetería permite otro tipo de juegos de iluminación al tener un lado entero abierto, por el que entra la luz natural; la casa de Jesús Expósito (el personaje de Guillén Cuervo) tiene una luz tenue, mientras que la casa de la tía de Clara López (Verónica Sánchez) muestra el lujo con una iluminación más brillante.

Para conseguir ese aspecto distintivo visualmente ha sido necesario el trabajo en conjunto de todos los departamentos. "En esta serie hay una gran implicación artística por parte de todos, como lo que ocurre en las series estadounidenses", explica el director de Arte, Koldo Vallés.

Sobre Vallés recae la responsabilidad de recrear aquella mítica Redacción y los ambientes en los que se podían mover sus periodistas. "Para la serie, partimos de la realidad pero paralelamente diseñamos nuestra propia realidad. Primero investigamos cómo era la época, la Redacción, una comisaría de entonces, y luego vemos qué serie queremos hacer. Nuestra intención era recrear la época pero sin tener algo rancio, antiguo, que se sepa que son los sesenta pero con un ambiente moderno y con personalidad internacional", cuenta el director de Arte. El resultado, como se comprueba en el primer capítulo, es un look sesentero con toques pop y de novela negra clásica, envuelto en el humo de los cigarros que reinaba en el ambiente de las Redacciones hasta no hace tanto tiempo.

‘El Caso’ o cómo se miran los crímenes de los sesenta

Johnny Yebra destaca también su lucha por lograr que los decorados tuvieran techos. "Eso condiciona mucho la fotografía. Si no hay techos, se ilumina desde arriba. Con techos, se usa una luz más natural", además de posibilitar jugar con planos contrapicados. Todo muy estudiado para intentar conseguir lo que contaba el actor Fernando Guillén Cuervo a EL PAÍS en un descanso del rodaje: dar un paso adelante en la ficción nacional. "Buscamos una cosa muy de campo, muy periférica, por el lugar en el que ocurren los hechos, y luego hay una parte muy cosmopolita, de la vida de unos periodistas en la Gran Vía de Madrid".

"Queríamos huir de series como La huella del crimen, eso TVE ya lo ha hecho", defiende César Benítez. "TVE tiene que hacer series un poco más modernas, más osadas", completa Aitor Gabilondo. El Caso. Crónica de sucesos huele a apuesta fuerte por parte de TVE. De hecho, lanza su primer capítulo contra pesos pesados como el partido de la Champions League y un especial de El hormiguero con Bertín Osborne en Antena 3. Un reto más complicado todavía para los periodistas de El Caso que los crímenes que tendrán que investigar en la serie.

El papel de la mujer

En el primer capítulo de El Caso. Crónica de sucesos, Clara López, una joven periodista encarnada por la actriz Verónica Sánchez, llega a la Redacción. Procedente de una familia de clase alta, casada, con estudios y muchas inquietudes profesionales, "refleja la incorporación de la mujer a la sociedad española", explica Fernando Guillén Cuervo.

La veterana Margarita Moyano (trasunto de la famosa periodista de El Caso Margarita Landi) sirve como "homenaje a las mujeres que vivían su vocación", describe su intérprete, Blanca Apilánez. Y Natalia Verbeke es Rebeca, una forense "con un fondo conservador, pues quiere lo que se espera de una mujer en aquella época: casarse y tener hijos".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información