Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PENSAMIENTO

La democracia en aforismos

La democracia nació la primera vez que alguien planteó convertir dos opiniones diferentes en una sola decisión

Ilustración de Luis Tinoco. Ampliar foto
Ilustración de Luis Tinoco.

El diario The Economist ha inventado un índice, entre 0 y 10, para medir el grado de democracia de las naciones del mundo. En la lista de 2012, Noruega aparece en cabeza con un brillante 9,93, y Corea del Norte, en la cola con un misérrimo 1,08. Solo 25 países de un total de 167 superan la nota de 8,00. Son las democracias plenas, entre las que figura España con un 8,02. Un segundo grupo de 54 democracias, aceptables pero mejorables, supera la nota de 6,00. El tercer grupo es para casos híbridos que se maquillan como democráticos a pesar de estar lejos de serlo. Son raros por grotescos, pero no por infrecuentes: son 71. El resto está por debajo de los 4,00 puntos. Son muchos: 54 países vergonzosamente totalitarios. Desde principios del siglo XIX han ocurrido en el mundo más de 350 guerras que hayan superado las mil víctimas, pero nunca se ha declarado una guerra entre dos democracias. Un dogma es un conocimiento que 1) la realidad nunca puede desmentir y que 2) no admite crítica ni duda. Más de la mitad de los humanos del planeta viven hoy con su dignidad mutilada por algún dogma de su sistema político.

1. Pienso, luego existo; vale, pero ¿hay alguien más por ahí?

2. La democracia nació la primera vez que alguien planteó convertir dos opiniones diferentes en una sola decisión.

3. La máscara democrática más socorrida se fabrica con la pasta de democracia que preparan los que ya piensan lo mismo.

4. Libertad y democracia no son sinónimos: libertad es hacer lo que uno quiere; democracia, lo que quiere la mayoría.

5. Con la intersección de las posturas políticas de los ciudadanos se construyen los partidos políticos, y con la reunión de tales intersecciones se construyen los parlamentos democráticos, aunque, gracias a la llamada disciplina de voto, se puede ser democrático por fuera sin serlo por dentro.

6. Lo saben los buenos conservadores: conservar no es conservar privilegios.

7. Los buenos progresistas lo saben: progresar es ganar conocimiento.

8. El ser humano es individualmente inteligente y colectivamente necio.

9. La convivencia en el planeta requiere conocer antes que comer… hasta justo antes de que la hipoglucemia nos nuble la vista.

10. En un mundo incierto, todo lo que no cambia es arbitrario, de ahí la arbitrariedad de toda dictadura.

11. La democracia se inspira en el método científico, el único que se empeña en maximizar objetividad, inteligibilidad y dialéctica.

12. Hoy lo sabemos: en la evolución de las especies, la cooperación trasciende más que la competencia, por lo que ganar cohesión interna a golpe de aversión externa es el error más trágico que lo cultural puede heredar de lo natural.

13. El espíritu de los tiempos no cambia como consecuencia de las leyes naturales (que son las que son) ni de las leyes reveladas (que son las que fueron).

14. A la democracia se llega como solución única con solo admitir que la política no es natural ni sobrenatural, sino cultural.

15. “La democracia no cabe en nuestra cultura” es una frase contra su universalidad que, paradójicamente, se invoca siempre desde lo natural o desde lo sobrenatural.

16. Lo totalitario se viste de uniforme: la identidad colectiva es indistinguible de las identidades individuales.

17. Una eventual Organización de las Naciones Democráticas Unidas suena a club de élite, sí, pero de una élite con vocación original de dejar de serlo.

18. Liberalismo: iniciativa privada para beneficio privado.

19. Socialismo: iniciativa pública para beneficio público.

20. Socialdemocracia: iniciativa privada para beneficio público.

21. Cleptocracia: iniciativa pública para beneficio privado.

22. Solo hay una contradicción mayor que la de negar la democracia a los antidemócratas, y es la de tolerar que éstos acaben democráticamente con la democracia.

23. Quizá no se pueda vivir en una democracia sin contradicciones, pero sí se puede vivir con las mínimas.

24. Muchas cosas acaban mal porque si no, no acaban.

Más información