Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Claire Danes: “Aquí nadie puede dar por sentado que sobrevivirá”

La protagonista de 'Homeland' habla sobre la quinta temporada de la popular serie

Claire Danes conoce tan bien a su personaje en Homeland que es capaz de resumir la quinta temporada de la serie en una frase: “Han pasado dos años, estamos en Europa, Carrie ha dejado la CIA, trabaja en el sector privado y es increíblemente feliz... durante cinco minutos”. Su risa acompaña este resumen de lo acontecido hasta ahora, con el que sabe que no le destripa nada a ningún espectador. “¡Es Homeland! ¿Qué esperabas?”, añade divertida a EL PAÍS a su paso por Los Ángeles.

Tras cinco temporadas, tanto la actriz neoyorquina, de 36 años, como los seguidores de la ficción saben lo que Homeland se trae entre manos, aunque en esta ocasión el tono ha cambiado. El centro de operaciones, en la historia al igual que en el rodaje, se ha trasladado a Berlín, una ciudad que, como resumen sus creadores, ofrece un toque Le Carré a las intrigas en las que se ve envuelta Carrie Mathison. “La ciudad nos ha cambiado a todos. Incluso a mi hijo, que ahora me dice que no en alemán”, sigue risueña la intérprete, casada con el actor Hugh Dancy y padres del pequeño Cyrus, de casi tres años.

Danes es consciente de la longevidad de un programa que le ha deparado dos Emmy y dos Globos de Oro como mejor actriz, pero que parecía haber perdido todo interés en la tercera temporada para recuperar el fuelle en la cuarta (la quinta la emite Fox en dual los jueves a las 23.05). La competencia cada vez es mayor, con series como The Americans o la nueva Quantico.

“Estoy más que lista para hacer una comedia”, asegura la actriz. La protagonista de la breve My So Called Life nunca ha pasado tanto tiempo encarnando a un mismo personaje, esa agente bipolar que tiene enamorada a la Administración de Barack Obama. Pero tras cinco temporadas de fama, y por muchas ganas de reír que tenga, Danes no quiere sonar ingrata y asegura que no se siente atrapada en la serie: “No interpreto a la misma Carrie de la primera temporada. Las dos hemos crecido”.

 Al igual que a su personaje, a la intérprete siempre le ha interesado la política, pero estos cinco años han aumentado su curiosidad. “A eso se debe el éxito internacional de la serie, porque temas como el terrorismo son desgraciadamente relevantes en todo el mundo, porque vivimos en un momento de ambigüedad política y porque Estados Unidos como país no está representado de forma heroica en Homeland”, explica.

Claire Danes: “Aquí nadie puede dar por sentado que sobrevivirá”

En esta temporada, Berlín es casi un personaje más. La capital alemana ha hecho las veces de Líbano, de Irak y también de sí misma. “Es increíble lo convincente que es en todos los casos”, comenta Danes, admirada de una ciudad que ha convertido en suya. Antes lo fue Sudáfrica, donde Homeland se trasladó en la última temporada. Sin criticar ese antiguo destino, la actriz asegura que la nueva ubicación ofrece mucho más a la serie: “Berlín tiene un poco de todo, la libertad anárquica y los restos del comunismo. Con tanta variedad podemos rodar siempre planos más amplios, más cinematográficos. Eso por no hablar de la increíble historia de espionaje que tiene detrás esta ciudad".

Danes se encuentra cada vez más involucrada con el equipo de guionistas que encabeza Alex Gansa y participa, como una simple espectadora, en las distintas reuniones que organizan los creadores de Homeland con expertos en cuestiones de seguridad nacional, de donde salen las ideas para las futuras entregas.

Aun así, no sabe lo que le espera a Carrie en los próximos años. “Me gustaría que encontrara la felicidad”, pide para su personaje. “Y que sobreviva, que en Homeland nunca puedes dar la vida por sentada”, asevera.

El segundo episodio de la nueva temporada sirvió como tablón de anuncio a quienes critican la ficción, sin que sus creadores se dieran cuenta. Unas pintadas en árabe que decoraron el set de un campo de refugiados sirios incluían mensajes como “Homeland es racista”, “Homeland es de broma” o “#lavidadeunnegroimporta”, consignas reivindicativas que el equipo de producción (en el que se incluye a la propia Claire Danes) no llegó a descubrir antes de su emisión y una cuestión sobre la que prefieren no hablar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información