Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La compulsión por escribir de Mr. King

No siempre ser un escritor muy productivo implica ser malo, sostiene el autor de 'Carrie'

Stephen King (escribiendo) hace un 'cameo' en la segunda temporada de la serie de televisión 'La cúpula' . Ampliar foto
Stephen King (escribiendo) hace un 'cameo' en la segunda temporada de la serie de televisión 'La cúpula' .

El FILBA Internacional, que se llevará a cabo en Buenos Aires, Santiago y Montevideo del 23 al 29 de setiembre, ya tiene un excelente programa que pueden leer en su página web. Los temas, desde luego, muy interesantes. Serán 18 autores internacionales con medio centenar de autores locales, quienes darán conferencias en torno al tema “Mitos del futuro próximo”. Entre los autores internacionales invitados figuran J.M Coetzee (Sudáfrica), Eleanor Catton (Canadá), David Foenkinos (Francia), Tao Lin (Estados Unidos), Catherine Millet (Francia), Gonçalo Tavares (Portugal), Alberto Barrera Tyszka (Venezuela), Ana Paula Maia (Brasil ) entre otros. Entre los locales estarán en Buenos Aires Habrá talleres de diversos temas relacionados a la creación literaria y además la noche del Slam o poesía oral, llamada Paralelo 33, que por primera vez se dará en las tres sedes. Los finalistas -dos por país- se cruzarán en una contienda verbal el 26 de septiembre en Buenos Aires. Promete ser una experiencia histórica.

La compulsión por escribir de Mr. King

“Escribe sobre aquello de lo que seas un testigo privilegiado” solía decir Manuel Puig como consejo para los jóvenes escritores. Sin duda, Ken Kesey, autor de Alguien voló sobre el nido Cuco (o “Atrapado sin salida”, como se conoce a la película en castellano en algunos países) siguió ese consejo porque trabajó como conserje en un hospital psiquiátrico (y la novela, recuerdan, transcurre en un hospital como esos). En Libropatas comentan una infografía con varios trabajos “alimentarios” de escritores que incluye, además del de Ken Kesey, varias sorpresas. Por ejemplo que el J. D. Salinger haya sido responsable de entretenimiento en un crucero o que Jack London haya trabajado como recolector pirata de ostras. Chuck Palahniuk fue, entre otras cosas, mensajero en bicicleta. Y Harper Lee teleoperadora.

Stephen King escribió para The New York Times una columna titulada “Can a Novelist Be Too Productive?”, una defensa sobre los escritores prolíficos. Ahí declara que no siempre ser un escritor muy productivo implica ser mal autor, y cita como ejemplo a Agatha Christie y a Joyce Carol Oates. También recuerda a algunos autores realmente prolíficos como John Creasey (autor de 564 novelas), Ursula Bloom (más de 500 obras publicadas, bajo muchos seudónimos) o Barbara Cartland (más de 700 novelas). Él y Joyce Carol Oates, por ejemplo, están en un nivel intermedio superando los 50 títulos. Además, y esto es realmente divertido, comenta la ansiedad que le causa escritores con talento, como Donna Tartt o Jonathan Franzen, que no escriben demasiado (dos o tres novelas). ¡La vida es muy corta! ¡Hay que producir!, les grita con ansiedad. Y aunque algunos repitan lo que Truman Capote dijo de Jack Jerouac: “Eso no es escribir, sino tipear”, Stephen King piensa que escribir no es algo que desee hacer sino una compulsión, una adicción, una exigencia.

Gabriela Wiener es una de las de las autoras incluidas por Ampuero en su repaso a la 'generación post'.
Gabriela Wiener es una de las de las autoras incluidas por Ampuero en su repaso a la 'generación post'.

Aunque no ha trascendido tanto como otras literaturas de Latinoamérica, en el Perú se mira con entusiasmo a toda la camada más reciente de narrativa peruana tanto en cuento como en novela. Si desean conocer algunos nombres, pueden revisar al artículo del narrador Fernando Ampuero en el suplemento “El Dominical” del diario El Comercio. Los llama “la generación Post” porque se trata, dice, de autores que orbitan y libran sus batallas sobre todo en las redes sociales.