Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Penny Dreadful' y los monstruos de nuestro interior

'Penny Dreadful' y los monstruos de nuestro interior

 

Hay monstruos que asustan por su forma externa, seres deformes que habitan las pesadillas de quienes no tienen la conciencia tranquila. Hay monstruos que asustan a los demás aunque no sea su intención, que tienen un alma bondadosa pero no pueden evitar dar miedo. Y hay monstruos que asustan a uno mismo, habitan en el interior de cada uno como una parte inseparable de nuestro ser y que queremos mantener oculta pero brota al exterior de forma incontrolada. Hay monstruos y monstruos. Y todos están en Penny Dreadful.

En su primera temporada, la serie se presentó como un curioso pastiche, una extraña combinación de elementos a cada cual más extravagante, a cada cual más loco, pero que funcionaba. Desde vampiros a misteriosos seres venidos del inframundo, pasando por personajes de la literatura clásica como el doctor Frankenstein y su criatura o Dorian Gray. Un grupo variopinto de personajes en el que destacaba la personalidad de Vanessa Ives (interpretada por una desatada Eva Green) y sus ataques y posesiones que se apoderaban de la serie y de la atención del espectador.

La segunda entrega, que acaba de llegar a su fin y se ha podido ver en Movistar Series (ahora, en el servicio bajo demanda de Movistar +), ha recuperado esos personajes, sumado algunos nuevos y repartido el protagonismo entre todos ellos de forma algo más equitativa. La historia, que se ha adentrado en el mundo de las brujas y la magia negra, ha profundizado en ese lado oscuro de los personajes, en sus monstruos interiores, esos que no les dejan llevar una vida como la del resto de los mortales. A unos, porque no son mortales. A otros, porque tienen conexiones con el mismísimo diablo. A otros, porque la mala conciencia no les deja seguir adelante. Y a otros, porque las noches de luna llena se transforman en lobo. Los monstruos que llevamos dentro, los que somos de nacimiento y los que otra persona ha creado. De hecho, una de las historias más interesantes de esta segunda temporada ha sido la de Víctor Frankenstein y sus creaciones, que ha aportado nuevos matices y nuevas capas a la serie.

Penny Dreadful recurre a una estética gótica para recrear el Londres victoriano lleno de calles oscuras y caserones tenebrosos cuyo efecto aumenta con el uso de la música y una cuidada puesta en escena. A eso se suma la buena labor interpretativa de un elenco entregado a la causa. 

Muchos son los motivos que hacen de Penny Dreadful una serie la mar de disfrutable. Cuando se conecta con ella, el espectador encuentra un divertimento que atrapa y en el que es muy complicado aburrirse. Porque, como Vannesa Ives, sir Malcom, Ethan Chandler o Víctor Frankenstein, hasta las personas aparentemente más corrientes tenemos monstruos en nuestro interior.

Comentarios

Por diferentes cuestiones, las cuales bien mencionas, estamos ante una de las mejores series de la parrila actual y que deberían de perpetuar entre "las mejores series que vi en la década de los 10"
Para quitarse el sombrero, una de las grandes series que hay en estos momentos.Que dure mucho tiempo y que siga con este nivel, de oscuridad, de pasión, de humanidad, de amor y de falta de amor.

Comentarios

Por diferentes cuestiones, las cuales bien mencionas, estamos ante una de las mejores series de la parrila actual y que deberían de perpetuar entre "las mejores series que vi en la década de los 10"
Para quitarse el sombrero, una de las grandes series que hay en estos momentos.Que dure mucho tiempo y que siga con este nivel, de oscuridad, de pasión, de humanidad, de amor y de falta de amor.