Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las comedias románticas se lanzan a reconquistar la pequeña pantalla

Cosmopolitan estrena ‘Manhattan Love Story’ y, en marzo, ‘De la A a la Z’

Las comedias románticas se lanzan a reconquistar la pequeña pantalla

Chico conoce a chica. Chica conoce a chico. Al principio no se llevan muy bien, los choques son constantes. Comentan con sus amigos lo insoportable que es el otro. Pero los espectadores saben de sobra que, al final, terminarán juntos. El misterio está en descubrir cómo surgirá la chispa del amor o cómo superarán las pruebas que pongan a prueba su incipiente relación. Aunque la fórmula de la comedia romántica pueda parecer agotada a base de repeticiones de viejos clichés, la televisión está dispuesta a demostrar que no es así. O eso es lo que parece indicar la coincidencia en el tiempo de varias series de este género.

Dentro de las novedades de comedia que este año han llegado a la televisión estadounidense, abundan aquellas en que la cuestión amorosa es protagonista. Manhattan Love Story, A to Z, Marry Me y Selfie son algunos de esos títulos. También muchas de ellas han estado entre las primeras en caer víctimas de una rápida cancelación al no contar con el respaldo suficiente de la audiencia.

“El público tiene mucha oferta. Y si lo que le ofreces no les gusta, deja de verte y pasa a otra cosa. Es normal”, explica Arti Montoya, jefa de programación de Cosmopolitan Televisión. La cadena de pago estrena el próximo domingo (21.45) una de esas series, Manhattan Love Story, que muestra los primeros pasos de la relación de una pareja con Nueva York como escenario para sus citas. La particularidad de esta ficción es que el espectador, además de escuchar lo que los personajes comentan en voz alta, oye también los pensamientos de los protagonistas, que dejan al descubierto las diferencias entre hombres y mujeres y entre lo que se dice y lo que se calla. Pese a haber sido cancelada en EE UU, Cosmopolitan emitirá los 11 capítulos ya producidos. “Es dificilísimo encontrar una comedia de éxito. La última que se me ocurre es The Big Bang Theory, y ya tiene ocho entregas. La mayoría muere en su primera temporada, o a los pocos episodios”, apunta Montoya.

La guadaña de la cancelación también ha acortado la vida de A to Z, que llegará a Cosmopolitan en marzo de 2015 con el nombre De la A a la Z y que la cadena estadounidense NBC presentaba como una de sus apuestas para la temporada otoñal. Se trata de una historia amable que bebe de la influencia de películas como (500) días juntos y que cuenta como protagonistas con caras conocidas para los amantes de las series: Cristin Milioti (Cómo conocí a vuestra madre) y Ben Feldman (Mad Men). Ellos son los encargados de dar vida a Andrew y Zelda, la pareja cuya relación amorosa centra una historia que se quedará en 13 capítulos y que apuesta por una línea amable, ligeramente diferente de la que ha tomado otra de las comedias románticas que pueblan la televisión, The Mindy Project.

De la A a la Z y Manhattan Love Story son tiernas, amables. The Mindy Project es más mordaz e impredecible. Pero las tres series tienen en común la calidad”, explica Montoya. La creación de Mindy Kaling ha logrado encontrar su sitio en la programación y ya ha alcanzado su tercera temporada, que se verá en España en primavera de 2015.

Otra comedia romántica ya asentada, y que va por su cuarta temporada en Estados Unidos, es New Girl, protagonizada por Zooey Deschanel y que en España emite Fox. Suponen honrosas excepciones que siguen adelante a pesar de las dificultades que encuentra este género en la pequeña pantalla.

Frente a la pujanza de los dramas televisivos, a las comedias les cuesta mucho más hacerse un hueco en la programación. La necesidad de lograr resultados pronto y la escasa paciencia de las cadenas no se lo ponen fácil. Títulos como Friends, Cómo conocí a vuestra madre o Sexo en Nueva York siguen siendo un referente para las nuevas ficciones, pero su éxito cuesta replicarse. “Las comedias conocen a la perfección la estructura del relato romántico: dejar al espectador con la miel en los labios hasta el final. Además, en algunos casos, presentan particularidades que nos llaman la atención y que le dan una vuelta al género”, añade la jefa de programación de Cosmopolitan.

Los canales intentan, año tras año, dar con una comedia que enganche al público y que se mantenga en el tiempo. “Que una comedia funcione es dificilísimo. Además de ser graciosa, tiene que engancharte con el conflicto amoroso. El espectador lo quiere todo a la vez: entretenerse, reír y también sufrir. Y si no lo encuentra contigo, lo buscará en otro sitio”, explica Montoya. “Las cadenas necesitan tener una comedia que funcione bien. Es un género que admite muchísimas más repeticiones que el drama, por lo que si funciona, te arregla la parrilla”, concluye.

Más información