Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PLAN DESDE...LOS ÁNGELES

De Mille y su ciudad perdida

La colección del Dunes Center conserva multitud de objetos del rodaje de 'Los diez mandamientos' de Cecil B. DeMille

Cartel de la película 'Los diez mandamientos' dirigida por Cecil B. DeMille.
Cartel de la película 'Los diez mandamientos' dirigida por Cecil B. DeMille.

Sólo en California los arqueólogos son capaces de desenterrar de la arena del desierto un hallazgo de proporciones bíblicas que no llega al siglo de antigüedad. Se trata de la llamada Ciudad perdida de DeMille. Un total de 21 efigies gigantes que marcaban el camino al templo erigido en honor de Ramsés II, todas ellas construidas en los alrededores de esa ciudad agrícola con sabor hispano y nada egipcia que es Guadalupe, a unas dos horas de carretera de Los Ángeles. Mitad historia, mitad leyenda, las efigies y otras cuatro gigantescas figuras del faraón fueron parte de los decorados que Cecil B. DeMille construyó para su épica película Los diez mandamientos, la clásica cinta muda rodada en 1923 en blanco y negro. Pieza a pieza el decorado fue moldeado en Los Ángeles y transportado al set para el rodaje de las escenas más grandiosas. Demasiado caro para su desmantelamiento y demasiado valioso para que otra producción pudiera aprovecharse de ellos, la leyenda de Hollywood aseguraba que DeMille los había enterrado. La realidad demostró que fue el desierto quien enterró estas figuras, muchas de ellas desapareciendo por culpa de la arena o el viento. El Dunes Center, con sede en Guadalupe y encargado de la preservación ecológica de la zona, cuenta en su colección con la cabeza restaurada de una efigie hueca, hecha con yeso en la década de los veinte para durar unos dos meses. A ella se sumó el mes pasado un cuerpo de efigie recientemente excavado por este grupo de arqueólogos cinéfilos. La colección permanente también incluye numerosos artefactos utilizados en la película para recrear un mundo legendario mucho antes de que nadie pudiera soñar con decorados digitales.