Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Visionarios del mundo presente

AMC estrena en España 'Halt and Catch Fire', ambientada en los años ochenta

“No es una serie sobre tecnología. La tecnología siempre ha estado ahí para que las personas se expresen, y de eso va la serie. Trata sobre gente muy complicada que hace ordenadores y que abre el paso a nuestra sociedad”. Esta es la descripción que hace el actor Lee Pace de Halt and Catch Fire, la serie que mañana (22.10) estrena el canal AMC, recién aterrizado en España en algunas plataformas de pago. Pace, quien en la gran pantalla dio vida al rey elfo Thranduil en El hobbit, regresa ahora a la televisión, tras protagonizar Criando malvas, para interpretar a un exejecutivo de IBM que mete de lleno a su actual empresa en la carrera por crear y vender ordenadores.

Corren los años ochenta, la época que marcó la revolución del ordenador personal y la competencia entre empresas tecnológicas. Sin embargo, y aunque el título de la serie hace referencia a una instrucción de código informático, esta ficción, que cuenta con el equipo productivo de Breaking Bad, en realidad aborda algo mucho más cercano a cualquiera: la ambición y las relaciones humanas. “Los ordenadores son secundarios. La historia aquí es la ambición. Joe McMillan, mi personaje, es muy ambicioso. Es una serie sobre un nuevo comienzo, no tanto sobre ordenadores, sino sobre trabajar con otras personas. Es algo que todo el mundo ha experimentado en su vida en algún momento, un compañero de trabajo que odias o con el que no te llevas bien...”, explica Lee Pace en conversación telefónica con EL PAÍS.

Visionarios del mundo presente

Para dar vida al ambicioso Joe McMillan, Pace contó con referentes reales. “Es un personaje basado en personas como Ivan Boesky, el hombre en el que se inspira el Gordon Gekko de Wall Street. Steve Jobs es el siguiente en el que pensaría, pero creo que él es más bien competencia para Joe. Él sabía que en la Costa Oeste Jobs trabajaba en algo muy interesante y Joe quiere hacer algo más interesante todavía que eso”.

El cuarteto protagonista lo completan una joven prodigio recién llegada al proyecto, un ingeniero que sueña con crear un producto revolucionario y su esposa, también experta en el mundo tecnológico y con la que ha trabajado en el pasado.

“Cameron está casi psicológicamente conectada con lo que está creando y el potencial que ve en él. Su enfado, su violencia o su sentimiento de haber sido traicionada y herida vienen de estar más conectada con un objeto inanimado que con cualquier otro humano que pueda haber en la habitación”, explica por correo electrónico la actriz Mackenzie Davis, quien pone rostro a la joven programadora Cameron Howe. “No es solo una rebelde o una joven enfadada con el mundo. No es un personaje de una serie que represente algo; es una persona que cambia salvajemente en función de los estímulos que recibe”, añade.

Para este viaje a los ochenta, Halt and Catch Fire ha contado con la dirección en tres de sus diez capítulos de Juan José Campanella (El secreto de sus ojos). La buena acogida que recibió su primera temporada, sobre todo entre la crítica, hizo que la cadena confirmase una segunda entrega. Lee Pace cree que el programa no solo va a interesar a quienes estén iniciados en el mundo informático: “Yo no tengo ni idea de ordenadores en los ochenta y me gusta”. “Joe tiene una frase genial en el capítulo piloto: ‘Los ordenadores no son la clave, son lo que nos permite llegar a la clave’. En nuestra serie, los ordenadores son lo que nos permite llegar al desastre del drama humano”, sentencia Mackenzie Davis.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >