‘Rock and roll’ visceral

'Vida inteligente', de Los Enemigos, es un tratado sobre la indignación civilizada

Reconocieron que lo dejaron porque estaban aburridos y ahora vuelven con ganas de guerra. Han tenido que pasar 15 años para que la banda señera de Malasaña se vuelva a meter en un estudio de grabación y publicar otro trabajo, aunque tardaron en despedirse un poco más con dos directos abrumadores como Obras escocidas (2001) y Obras escondidas (2002). Con su habitual fuerza instrumental, Los Enemigos ofrecen un álbum rebosante de las señas de identidad que les hicieron un grupo de culto: rock and roll visceral, sin medias tintas, con guitarras tensadas —gran labor de Fino (al bajo) y Manolo como antaño— y reflexiones existenciales potentes. Y mucha actitud. Vida inteligente es un tratado de conciencia social que no se pierde en el panfleto, pero sí incide en la indignación civilizada con composiciones como Gurú, Firme aquí, Hombre que calla o Café con sal, que están a la altura de su mejor cancionero. La voz de Josele, tras su más que plausible travesía en solitario, pega más fuerte que nunca, en ese tono descreído, socarrón y fiero como en Santos inocentes, pero también en un grado más amable como en Estrella fugaz. Los Enemigos siguen sonando a Los Enemigos, y eso es todavía decir mucho.

Los Enemigos. Vida inteligente. Alkilo Discos. Sale a la venta el 18 de noviembre.

Sobre la firma

Fernando Navarro

Redactor cultural, especializado en música. En EL PAÍS SEMANAL. Es crítico musical en Cadena Ser. Pasó por Efe, Abc, Ruta 66, Efe Eme y Rolling Stone. Licenciado en Periodismo por Universidad Complutense, Historia por Universidad Autónoma y Posgrado periodístico por Universidad de Nueva York (NYU). Autor de Acordes Rotos, Martha y Maneras de vivir.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS