CRÍTICA / TEATRO

La alternancia continúa

'Feelgood' es una comedia fulgurante orquestada por Alberto Castrillo-Ferrer

Manuela Velasco y Fran Perea, en 'Feelgood'.
Manuela Velasco y Fran Perea, en 'Feelgood'. Quique Marí

El sistema político bipartidista de matriz anglosajona que nos ha sido dado (modelado aquí mediante la ley d’Hont y la elección de diputados nacionales a través de circunscripciones provinciales), puesto en solfa con conocimiento de causa por Alistair Beaton, guionista de teleseries, periodista y redactor de discursos del ex primer ministro laborista Gordon Brown. Feelgood es una comedia fulgurante, cuidadosamente orquestada por Alberto Castrillo-Ferrer. Se estrenó en el Matadero y pasa ahora al Teatro Infanta Isabel (hasta el 28 de septiembre), que con apuesta tan comprometida reinaugura lo que debiera de ser trasvase naturalísimo y constante de espectáculos entre la escena pública y la de empresa privada. Javi Coll interpreta el desopilante papel del cacique elevado a ministro, Fran Perea al psicópata encantador, imprescindible en todo círculo de poder; Ainhoa Santamaría, Manuela Velasco, Jorge Usón y Javier Márquez completan el reparto en vivo; y, en pantalla grande, Carlos Hipólito, encarna el papel de presidente prestidigitador de ideas y papirofléxico de promesas electorales

Feelgood. Dirigida por Alberto Castrillo-Ferrer en el teatro Infanta Isabel hasta el 28 de septiembre.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción