Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘True Detective’ desgrana una nueva temporada de revelaciones

Su creador baraja nuevas localizaciones y actores para la exitosa ficción

Matthew McConaughey y Woody Harrelson, dos de los protagonistas de 'True Detective'.
Matthew McConaughey y Woody Harrelson, dos de los protagonistas de 'True Detective'.

Fiel a su título, True Detective fue la verdadera revelación detectivesca del año. Una serie que al final y como prometió ató todos los cabos desatados a lo largo de sus ocho episodios. Pero aún así dejó un gran enigma entre sus seguidores: el futuro de la segunda temporada. Un futuro incierto porque aunque la continuación de la serie se da por hecha, todavía no hay confirmación oficial sobre esa segunda temporada. Lo único claro es que, cuando se produzca, no tendrá nada que ver con el primer True Detective, más allá del título y de que saldrá del mismo cerebro, el de Nic Pizzolatto. Y él sí que tiene confirmado su contrato con HBO por otros dos años después de que las cadenas se rifaran la transgresora obra de este autor novel que no tenía más experiencia en el medio que la de haber escrito un par de episodios para The Killing.

Pizzolatto ya trabaja en los nuevos capítulos. Pero no suelta prenda, algo que ha desatado la labor detectivesca de los aficionados para saber cómo se articulará la segunda temporada. Fervor lógico después de que la primera mantuviera una media de 11 millones de espectadores en EE UU (en sus distintas plataformas), la serie más popular de HBO desde A dos metros bajo tierra.

El primer secreto a voces es que por mucho que tanto Matthew McConaughey como Woody Harrelson sobrevivieran a la primera temporada, sus personajes no regresarán en la segunda. “Tomé mi trabajo como si rodara un filme de 450 páginas”, declaró McConaughey a este diario antes de subrayar que entre las cosas que le atrajeron al papel del detective Rust Cohle es que era “finito”. “No tenía intenciones de firmar por siete años”, aclaró el seguro candidato al Emmy por este trabajo. Además de su negativa, en la mente de Nic siempre se perfiló un cambio de tercio. Nuevas caras. El creador habló recientemente de una segunda temporada protagonizada por “mujeres duras y hombres malos”. ¿Su respuesta a las críticas que le acusaron de misoginia en la primera temporada? No en el caso de Pizzolatto. Escaso en su contacto con la prensa, el escritor declaró en una de sus pocas entrevistas con sus fans que él no escribe para complacer a la crítica. “No quiero que me influya la crítica sexista”, añadió, quizá queriéndose quitar de encima los rumores que sugerían a una Sandra Bullock como futura protagonista de esta serie.

Las pistas de Pizzolatto llevan a pensar en Brad Pitt como protagonista

En la red le llueven sugerencias de todos lados, desde Winona Ryder con Elizabeth Moss de compañera a Idris Elba y Chiwetel Ejiofor, pasando por Anne Hathaway con Michael C. Hall. Sin embargo, el que suena con más fuerza y con luz propia es el de Brad Pitt. No hay nada oficial pero tampoco hay que olvidar los lazos que unen a este intérprete y productor con la cadena HBO, junto a la que ha hecho realidad el telefilme de Ryan Murphy The Normal Heart. Además, puede estar su deseo de relanzar su carrera como actor más allá de los trabajos de acción a los que le está llevando la gran pantalla, en un papel tan sólido, bien escrito y diferente, como el que devolvió la credibilidad a McConaughey.

La única pista ofrecida por Pizzolatto sobre el futuro reparto es que quien sea el protagonista determinará también la ubicación de la trama de la segunda temporada. Originario de Luisiana (EE UU), donde transcurrió el primer True Detective, el autor ha asegurado que quiere cambiar de escenario, mudar “los colores dominantes” en el paisaje aunque preservando la autenticidad y los silencios. Y quizá la opción apunte hacia California. Localización que recuerda a ese gran clásico del género policiaco cinematográfico que fue Chinatown. Algo que toma forma si se atiende a que el autor indicó que le gustaría centrar la temporada en “las tramas ocultas” del sistema de transporte estadounidense, donde Los Ángeles tuvo mucho que ver.

Varios grandes directores participarán en la serie

Pizzolatto escribió el primer episodio de True Detective a mediados de 2010. El segundo, a mediados de 2011. A estas alturas su ritmo ha mejorado y, trabajando ya en el primer tratamiento de la próxima temporada, está convencido de que puede levantar la nueva tanda de episodios en un año. Lo malo es que no podrá contar con Cary Fukunaga como único director, como en la primera temporada. Su labor fue inusual en un medio que acostumbra a repartir los episodios entre diferentes directores para acelerar la producción, algo a lo que tendrá que recurrir en la segunda temporada. Y Pizzolatto ha admitido que ya está “consultando a alguno de los grandes”, y que está seguro de que le darán a la nueva serie la misma consistencia.

En cuanto al estilo, el sobre sorpresa está servido. True Detective es subversiva hasta en el formato. Ni serie, ni miniserie. Le gusta ser llamada antología, término que puso de moda American Horror Story y que agrupa una colección de historias sin nada más en común que su autor. En el caso de la serie de terror, las diferentes temporadas también comparten género o algunos de sus actores; aunque con diferentes personajes. Este no parece ser el caso de True Detective, lo que ha levantado quejas de las cadenas rivales, que hablan de competencia desleal cuando llega el momento de los premios. Porque es más fácil captar el interés de las estrellas y del público con una serie limitada y sin embargo llevarse el galardón con el cuento de la antología. Es imposible no pensar en premios. No así en la mente de Pizzolatto, que en la pasada presentación de proyectos a la crítica televisiva dijo que piensa subvertir el género. Hacer con True Detective “un thriller de conspiraciones, o seguir un asesinato en un pequeño pueblito o plantear una historia en la que nadie es asesinado”. Todo vale bajo este título que mantiene el misterio vivo.