Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA A RYAN MURPHY ('AMERICAN HORROR STORY')

“Solo tuve una consigna: ‘No seas vulgar”

En esta nueva temporada quiere servir su horror a las mujeres, ese colectivo femenino entre los 18 a los 34 años que, hasta la fecha, son sus fieles seguidoras

“Solo tuve una consigna: ‘No seas vulgar”

En una familia normal te dicen que te pongas a currar o que seas todo lo que quieres ser. En el caso de Ryan Murphy, director, guionista y productor de American horror story, la única consigna familiar que recibió fue un certero “no me seas vulgar”. Y eso es lo que ha evitado durante sus 47 años de vida, la vulgaridad; se ha convertido en alguien fuera de la norma capaz de revolucionar el campo de la televisión con dos series diametralmente opuestas como la musical y dicharachera Glee y esa otra pesadilla llamada American horror story. Una pesadilla llena de horrores que “se reinventa en cada temporada” devolviendo al espectador a un formato cercano al de esos clásicos como Raíces, Holocausto o El pájaro espino con los que Murphy se crió, historias autoconclusivas que, en su caso, repiten un mismo reparto pero en diferentes historias y papeles con cada temporada. “Siempre me gusta hacer lo contrario a lo que he hecho antes”, resume certero el que se jacta de contar para esta nueva temporada, titulada Coven y que acaba de estrenar en VOS la cadena Fox (el 13 de este mes se podrá ver ya doblada), con “la mayor colección de mujeres de la televisión”.

Murphy, católico practicante y abiertamente gay, sabe muy bien lo que se hace. Con un reparto que en esta nueva temporada aúna el talento de veteranas de la serie, como Jessica Lange y Sarah Paulson, con el de nuevas caras con pedigrí de Oscar, como Kathy Bates y Angela Bassett, quiere servir su horror a las mujeres, ese colectivo femenino entre los 18 a los 34 años que, hasta la fecha, son sus fieles seguidoras y que es el más buscado por los anunciantes. Un fenómeno peculiar cuando siempre se ha creído que el horror como género era cosa de hombres. “Después del mundo tan tenebroso y sangriento al que me siguieron con Asylum pensé lo divertido que sería vestir a Jessica de Ives St. Laurent y tacones de aguja y hacer de ella una bruja con estilo. Algo más ligero, con humor pero con mucho horror, que nadie se llame a engaño”, advierte divertido el creador, junto con Brad Falchuk, de la serie.

Ryan Murphy, director y guionista de 'American horror story' ampliar foto
Ryan Murphy, director y guionista de 'American horror story'

La segunda temporada que menciona todavía es motivo de gloria, con el mayor número de candidaturas a los Emmy del año (17). Pero siguiendo su amor por los cambios de tercio, Ryan desea alejarse del gore sangriento de la pasada temporada a un mundo habitado por magia blanca, vudú, caza de brujas, esclavitud y toques de Carrie al que incorpora personajes reales como Marie Laveau, también conocida como la reina del vudú de Nueva Orleans.

Por mucho que alterne entre el morbo de Nip/Tuck, la música de Glee y el terror de American horror story, Murphy no puede negar que el género de horror siempre fue lo suyo. Desde que veía con su abuela la serie Dark shadows sintiendo todo el miedo del mundo hasta esos clásicos tipo La semilla del diablo, El exorcista o Carrie, filmes que describe como “bellos y divertidos además de cargados de sexualidad”, y que en su opinión se han convertido en una gran muestra del poder que tienen las mujeres en la pantalla. Películas a las que quiere rendir homenaje en una serie donde, debido a la calidad de sus intérpretes y de sus efectos especiales, el presupuesto por episodio se ha disparado a los 2,91 millones de euros (la media de una serie dramática de calidad está en los 2 millones de euros), pero que está recogiendo sus frutos, con una media de 4,2 millones de espectadores en su segunda temporada y el honor (según Murphy) de ser “la peor serie” para el grupo ultraconservador llamado Televisión de Padres.

Como padre que es, el también director de cine dice que nunca abusará del sexo o de la violencia en la serie. Es un hombre responsable que trabaja con entera libertad. Pero eso no quiere decir que no intente ir más lejos con cada temporada, algo lógico cuando te das cuenta de que al fin y al cabo estás hablando con el tataranieto de Hans Christian Andersen (por parte de madre) y con alguien que casi nace en Halloween. “¡Qué vas a esperar de alguien al que de niño sacaban de la cama con un expreso para ver cómo mi abuelo se desayunaba unas manitas de cerdo!”, confiesa con humor.

La cosa no se queda aquí porque, mientras se emite esta tercera temporada, ya está preparando la cuarta, de la que no quiere dar más detalles aunque adelanta que de nuevo contará con Jessica Lange dándole forma a una especie de Marlene Dietrich, el sueño de la actriz.

 

Más información