Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTRENO

Orquesta busca ‘showman’

'Uno de los nuestros’, el nuevo ‘talent show’ de Televisión Española, buscará al participante que mejor baile, cante y entretenga al público

Orquesta busca ‘showman’

En la historia de los concursos televisivos ya se ha buscado de todo: desde cantantes hasta bailarines, pasando por cocineros o menores de edad con habilidades fuera de lugar. Lo que faltaba, sin embargo, era buscar a alguien que reuniera casi todas las cualidades de un auténtico showman —o showgirl—. Alguien que sepa cantar pero a la vez tenga sentido del humor, baile bien y sepa conectar con el público. Este perfil es el que se buscará en Uno de los nuestros, el nuevo concurso presentado por Carlos Latre que estrena esta noche (22.00) TVE en sustitución de Informe semanal, que ha quedado relegado a la medianoche.

El programa se desarrolla en un gran plató de más de 1.200 metros cuadrados, ante unas 500 personas de público y con una decoración que recuerda a los cabarets de los años veinte. Cuenta, además, con una gran orquesta de 14 músicos que tendrán una participación inusual en el devenir del programa: ellos deciden si el aspirante reúne los requisitos para convertirse en su líder. Cada miembro de la orquesta tiene discrecionalidad para decidir si sigue tocando o no mientras actúa el candidato y su criterio será determinante para seleccionar a los 14 concursantes de entre 40 aspirantes, a los que gastarán bromas y malas pasadas pero también aconsejaran sobre cómo mejorar su actuación.

A partir del quinto programa, cuando ya se habrán decidido los 14 concursantes, será el jurado el encargado de valorar las actuaciones. Este estará formado por uno de los showman por excelencia del país, Javier Gurruchaga, junto a las cantantes María del Monte y Roser. Los tres participarán activamente en el programa y les podremos ver actuar en más de una ocasión, en un concurso que María del Monte califica como “un programa con mucho humor, que no de humor”. En el caso de que la actuación de alguno de los aspirantes no acabe de convencer al jurado, se le encargará que cante otra canción, concediéndole solo un par de horas para prepararla.

La presencia de Latre resulta clave para que la ironía y el desparpajo estén presentes durante todo el programa, en el que el showman despliega todo su elenco de virtudes: canta, baila, presenta, hace imitaciones y gasta bromas a la banda, a los concursantes, al público y al jurado. “Realmente era un reto tener que hacerlo todo a la vez”, explica minutos antes de que empiece la grabación del cuarto programa (por el momento, no se prevén galas en directo). Latre reconoce que, si bien el concurso no se planteó así, tal vez se esté buscando a alguien similar a él. Un personaje ecléctico capaz de hacer cualquier cosa: un “todo en uno”, como él lo llama. La originalidad de Uno de los nuestros fue precisamente uno de los motivos que le animó a apostar por otro concurso, después de que su anterior apuesta, Letris, no acabara de cuajar. “Tal vez nos faltó tiempo con el anterior programa para que la gente se adaptara, pero así es la televisión”, se lamenta.

Tinet Rubira, el director del nuevo concurso, hace hincapié en la originalidad del formato: “No es un talent show al uso”, explica, “jugamos al humor y al espectáculo, por esto creemos que puede sorprender a la audiencia”. Rubira asegura que la primera sorpresa está en el propio casting. “Por lo bueno, variado y distinto”, detalla. “Hay gente desde 20 a 60 años entre los seleccionados”. Las actuaciones en cada gala se intercalarán con grabaciones del día a día de los concursantes mientras preparan sus funciones, en un programa cuyo principal activo es la sintonía entre el público, la banda, el jurado, los concursantes y el presentador.