Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN

Los voluntarios desbordan el ERE de TV-3

El Gobierno catalán justificó su decisión de acometer recortes al alegar la delicada situación de las finanzas de la Generalitat

El ERE de TV-3 y de Catalunya Ràdio, los medios públicos de la Generalitat, que cuentan con una plantilla de 2.285 personas, empezó a ejecutarse ayer al abandonar sus puestos de trabajo 58 de los 224 empleados afectados. El Expediente de Regulación de Empleo, fijado en base a criterios de edad —mayores de 61 años— y voluntariedad, ha provocado, para sorpresa de la empresa y del comité, más despidos que los previstos: 239 trabajadores frente a los 224 pactados. La Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), el ente que dirige los dos medios, informó de que en Catalunya Ràdio serán despedidos 34 empleados frente a los 19 que contemplaba la dirección. En TV-3, el ERE fija 205 despidos de los que 23 son voluntarios. Pero hay 20 trabajadores más que quieren acogerse al plan y que ahora buscan negociar su salida con la esperanza de hacerlo bajo las condiciones del ERE.

La plantilla aceptó al final una indemnización de 20 días por año trabajado con un tope de 12 mensualidades, cuatro meses de permiso retribuido, un complemento del subsidio de paro hasta el 100% del sueldo los 6 primeros meses y 2.000 euros de bolsa de formación.

La dirección de la CCMA llegó a sopesar inicialmente un ERE de 500 empleados, pero las presiones de Esquerra Republicana (ERC), socio parlamentario de Artur Mas, y la movilización de los trabajadores, que realizaron huelgas parciales y una multitudinaria fiesta reivindicativa, lograron que la cifra de afectados se redujera a la mitad y en un plazo de cuatro años. El acuerdo entre la empresa y el comité de empresa se cerró el 2 de agosto, en plenas vacaciones, y contemplaba que el ERE se ajustaría a los voluntarios y a los mayores de 61 años aunque estos podían optar por permanecer en la empresa si otros trabajadores se ofrecían a rescindir su contrato.

El Gobierno catalán justificó su decisión de acometer recortes en TV-3 al alegar la delicada situación de las finanzas de la Generalitat, que han afectado drásticamente al departamento de Sanidad y al de Educación. El pacto final entre la empresa y los trabajadores se fraguó cuando la CCMA ofreció rebajar los despidos de 249 a 205; aplazar la negociación de la rebaja salarial del 7% al próximo convenio, así como renunciar a un drástico ahorro planteado entre este ejercicio y 2014. Los partidos de la oposición han denunciado en reiteradas ocasiones que los trabajadores han sufrido severos recortes desde 2011 que oscilan entre el 25 y el 30%. El comité de empresa ha emitido un comunicado en el que lamentó que el ERE “debilitará” la plantilla de TV-3 al tiempo que acusó a la actual dirección de la CCMA de tener el objetivo de “desmantelar el modelo de televisión”.