_
_
_
_

“Juego de Tronos’ es sucia y violenta, como la vida”

Natalie Dormer interpreta un personaje femenino clave en ‘Juego de tronos’

Vídeo: Á.P.R. / Á.R. / P.C.
Álvaro P. Ruiz de Elvira

La actriz Natalie Dormer (Reading, 1982) no se ha leído los libros de Juego de tronos de George R. R. Martin. Ninguno de los cinco publicados hasta la fecha, de los siete de los que va a constar la saga. No es por falta de ganas, sino por no querer saber hacia dónde se dirigen las intrigas por ocupar el trono de hierro de Poniente. Algo que en la adaptación televisiva le ha ayudado en su interpretación de Margaery Tyrell, un personaje que en los libros aparece casi de refilón y que en la serie de HBO (que en España emite Canal + casi a la vez que en EE UU) está mucho más desarrollado.

Dormer no es una de las grandes protagonistas, pero sí una pieza clave en el progreso de la trama que rodea al rey niño Joffrey. Es su prometida y de las pocas que parece saber cómo dirigir su crueldad, con palabras y con su enigmática mirada de ojos claros.

La cuarta temporada se rodará en julio y se estrenará en la primavera de 2014

La actriz británica, veterana ya en el mundo de las series —fue Ana Bolena en Los Tudor y será Irene Adler en Elementary, está de paso por Madrid invitada por el Festival de Cine Fantástico Nocturna. Ayer compartió con 800 fervientes seguidores de la serie el noveno y penúltimo capítulo de la tercera temporada, uno de esos episodios que marcan un antes y un después por la gravedad de lo que acontece en la trama.

“Te sorprendería saber que gran parte del reparto no ha leído los libros. Algunos no quieren saber hacia dónde va su personaje”, dice Dormer. “Los creadores de la serie son los que en verdad han concebido el personaje, con mi ayuda. No sabían qué hacer con ella respecto al libro. Estaban un poco confusos sobre cómo construirla. Cuando llegué a bordo, me dieron más cosas que hacer, jugamos y tratamos de buscar algo que fuera interesante”. Margaery Tyrell es un personaje que desconcierta al espectador. Parece buena, con un gran corazón, pero a la vez destila ambición. “Lo que me gusta de ella es que no sabes si es sincera o no. No sabes si es genuina. Algunas veces, ni siquiera yo sé si en una escena está siendo sincera. Y eso es lo interesante, que es ambigua”.

Gran parte del reparto no ha leído los libros para no conocer su destino”

Los libros y la serie recrean una sociedad medieval en la que los personajes femeninos tratan de abrirse paso en un mundo político muy masculino de continuos enfrentamientos por el poder. Dormer se muestra satisfecha con cómo están representadas las mujeres en la serie: “Me encanta, porque para la serie han escrito grandes personajes femeninos de carne y hueso en tres dimensiones. Entre hombres y mujeres hay una equidad completa. Incluso con los desnudos, los hombres tienen que quitarse la ropa como hacen las mujeres. Hay una democracia y una valentía en la escritura que es genial para los papeles femeninos”.

Es en las escenas de sexo donde HBO ha recibido más críticas por una supuesta gratuidad. La actriz lo tiene claro: “De la forma en que Martin escribió los libros y la manera en la que los guionistas los han interpretado, se ve que la vida es sucia y violenta, es sexo, sangre y política desagradable. Es muy real y muy humana. La violencia, así como el sexo, es muy natural, porque así es la naturaleza humana, con toda su suciedad y toda su gloria”.

El rodaje de la cuarta temporada de Juego de tronos empezará en julio y, tras varios meses de posproducción, se estrenará en la primavera de 2014. La actriz no ha querido desvelar nada sobre la próxima entrega en una serie que cada vez se desliga más de los libros. Y como no lee la obra escrita de Martin, cuanto menos sepa, mejor: “Los actores especulamos sobre quién va a acabar sobre el trono de hierro. También jugamos el juego”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_