Atención: ‘El Hormiguero’ puede provocar efectos adversos

Charlize Theron se suma a la lista de invitados impactados por el peculiar humor del programa

Las actrices Charlize Theron y Kristen Stewart durante la presentación de 'Blancanieves y la leyenda del cazador', en Madrid.
Las actrices Charlize Theron y Kristen Stewart durante la presentación de 'Blancanieves y la leyenda del cazador', en Madrid.ULY MARTÍN

Dos cosas pueden suceder al introducirse en el chanante mundo de El Hormiguero: una total entrega a la locura de este formato televisivo encabezado por Pablo Motos que se acompaña de diversos colaboradores, cada uno más lunático que el anterior; o un completo desconcierto ante el particular humor que esta prole de hormigas, magos, científicos locos,... despliega cada noche en Antena 3 desde hace menos de un año, tras su salida de Cuatro.

Charlize Theron fue la última en someterse al show de Motos esta semana. "Nos dijeron que nos volviéramos locas, y yo hice lo que pude”, contaba la actriz sudafricana al presentador Jimmy Kimmel, en uno de los programas de entrevistas de la televisión americana, lo que los estadounidenses denominan late shows por el horario nocturno en el que se emiten. Theron no hablaba de las instrucciones del director de su última película Blancanieves y la leyenda del cazador, sino de las directrices de Pablo Motos y su equipo. Y así lo hizo: entró con una patada de karateca en el plató; bailó al ritmo frenético de Marron, uno de los colaboradores estrella; y se entregó a la ciencia en una especie de regreso al pasado escolar.

Tal vez, lo que trastocó los esquemas de Theron y ha copado los titulares televisivos durante las últimas semanas, es que, al contrario de lo que sucede en la televisión estadounidense, en España un formato que se define como familiar mezcla momentos subidos de tono en una entrevista -si es que a los constantes flirteos del presentador y una música sugerente de acompañamiento se les puede clasificar así-, con experimentos locos propios de una clase de instituto. “El público de los programas de televisión en Estados Unidos está muy diferenciado”, explican desde la productora. “Charlize Theron esperaba un programa muy blanco y plano como puede ser el de Ellen Degeneres, no entendió que en España el target está más diluido. Esto no significa que tuviera ningún problema con nosotros, de hecho, después estuvo media hora grabando un vídeo de promoción para la próxima temporada de El Hormiguero”.

Todo muy acorde al guion de un programa que comienza cada noche a la hora de la cena con el lema: “Hoy ha venido a divertirse a El Hormiguero…” Y que, según afirman desde la productora del espacio 7 y Acción, se facilita con antelación a los invitados: “Trabajamos con una previsión de unas tres semanas cada vez que tenemos un artista extranjero, siempre les contamos de qué trata el programa, sobre todo porque hacemos muchos experimentos y necesitamos saber si tienen alergia a algo, miedo a las alturas,…”.

La que pasó peor rato fue su compañera de reparto y juegos en El Hormiguero, la actriz Kristen Stewart –famosa por su papel de Bella en la saga Crepúsculo-. Mientras Theron coqueteaba a ritmo de los ochenta con las hormigas del programa, Stewart trataba de manejar la situación como podía. Movía un poco los brazos y al segundo agachaba la cabeza, entrecerraba los ojos en busca del efecto avestruz, hasta que se dio cuenta de que aquello no funcionaba y acabó en el suelo, arrodillada con las manos en la cabeza. “Stewart es muy tímida, salió muy temerosa, pero luego en la pausa publicitaria [que se sigue emitiendo en directo en una ventana sobrepuesta a los anuncios] se soltó y se hizo muchas fotos con el público”, cuentan desde el programa.

La alargada sombra de Facebook

No es la primera vez que un actor de Hollywood comenta en la televisión estadounidense su experiencia con Pablo Motos. Aun colea en YouTube y algún que otro programa de zapping la reacción del actor Jesse Eisenberg, protagonista de La red social, tras su inmersión en el programa. Días después de su visita a El Hormiguero, el intérprete se sentó con Conan O’Brien, en la cadena TBS, y comentó: "El programa está diseñado para humillar al invitado americano. En cierto modo se ríen de ti. Cuando escuchas la traducción, ya no tienes tiempo de responder porque ya han pasado a otra cosa en español".

“En El Hormiguero usamos la traducción simultánea al tratarse de un programa en directo”, dicen desde la productora, “aunque es cierto que hay un pequeño retraso, contamos con la mejor intérprete de España -trabaja para Moncloa-, y hacemos pruebas antes de salir a plató. Algunos artistas lo llevan mejor y otros peor”.

En aquel momento, Motos sacó la artillería en un vídeo recopiltario con algunos de los más de 100 artistas españoles y extranjeros que han pasado por El Hormiguero. A las caras raras de actores como Michael C. Hall, de la serie Dexter, o de Jennifer Lawrence, aguerrida protagonista de Los juegos del hambre, se contraponen las experiencias de Will Smith –ha acudido hasta tres veces a El Hormiguero, consiguiendo las mayores audiencias del programa-; Jennifer Aniston –“al terminar el programa se abrazó a Pablo Motos y se fueron a comer una paella”, cuentan desde la productora-; o Justin Timberlake y Amanda Seinfeld, que terminaron llevándose a casa la arena ignífuga del experimento que hicieron con la ayuda del Hombre de Negro. ¿Será solo una cuestión de sentido del humor?

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ana Marcos

Redactora de Cultura, encargada de los temas de Arte. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Fue parte del equipo que fundó Verne. Ha sido corresponsal en Colombia y ha seguido los pasos de Unidas Podemos en la sección de Nacional. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS