Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘hermano mayor’ se queda en Cuatro

Pedro García Aguado anunció hace dos meses su fichaje por laSexta.

El excampeón olímpico prepara en la cadena de Mediaset la quinta temporada de 'Hermano mayor'

Pedro García Aguado
Pedro García Aguado

Ha sido un efímero viaje de ida y vuelta. Pedro García Aguado, presentador de Hermano mayor, se queda en Cuatro pese a que hace apenas dos meses se anunciara que había fichado por laSexta para liderar en esa cadena un formato de corte similar al reality coach de la cadena de Mediaset. Pero esta compañía ha echado mano del contrato que le unía a la productora de Hermano mayor para hacer valer la cláusula de tanteo y retracto y ha igualado la oferta de laSexta. “Pensaba que era libre de negociar con quien quisiera. Pero el contrato tenía una cláusula y hay que cumplirla”, asegura García Aguado, que lamenta haber tenido un mal asesoramiento legal, problema que ha resuelto cambiando de representante.

Ahora, superado ya el equívoco, el excampeón olímpico transformado en mediático terapeuta se prepara para poner en marcha la quinta edición de Hermano mayor, estrenado en Cuatro en abril de 2009 de la mano de Plural Entertaiment. “Estoy encantado de volver”, confiesa el presentador, que ha quedado indefectiblemente identificado con el título de este espacio, una adaptación del francés Pascal, le grand frère.

Su regreso a Mediaset vendrá acompañado de nuevos proyectos, siempre en la línea de los coach. “Es lo que sé hacer y en lo que me siento cómodo. Funcionan muy bien en términos de audiencia y cumplen una función social. No son meros programas de entretenimiento”, argumenta.

Sus responsables están ya embarcados en la búsqueda de casos. Durante la cuarta temporada percibieron que muchos adolescentes, y no solo con perfiles agresivos, se identificaban con los protagonistas. De ahí que en los próximos episodios, Hermano mayor ponga el foco en los rebeldes del bienestar. “La gente cree que los chicos conflictivos solo están en barrios marginales o en familias desestructuradas. Pero también en las clases altas hay chavales que no aceptan las normas”, cuenta. El espacio acentuará su tono didáctico “para ayudar a los padres a recuperar la autoridad”.

En esta nueva etapa, García Aguado —que ha firmado contrato por dos años— abrirá el abanico a otras propuestas. Llegará, con toda probabilidad, la segunda entrega de El campamento (basado en el formato británico Brat Camp, ganador de un premio Emmy), donde un grupo de jóvenes con problemas de conducta conviven durante tres semanas aislados en un albergue de montaña. “Es un formato que no ha muerto. Ha funcionado como un tiro”, dice su conductor.