Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VOX

Rocío Monasterio, ante la juez en 2008: “¿Que si tengo el título de arquitecto? No”

La hemeroteca revela al menos 11 artículos en los que la dirigente de Vox se presentaba en esas fechas como titulada sin serlo. El COAM tuvo ya noticia en 2005 de que no era colegiada

Juicio a Rocío Monasterio en 2008.

La líder de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, admitió ante un juez de primera instancia de Madrid en febrero de 2008 que no era arquitecta y que había trabajado sin licencia, según refleja la grabación de la vista de oral a la que ha tenido acceso este periódico. Esto no era objeto del litigio y la sentencia no entró a valorar esos extremos, pues se trataba de un juicio por incumplimiento de contrato que Monasterio en realidad ganó. Pero el proceso hizo salir a la luz detalles que ahora cobran interés. Además de reconocer que no tenía título, ante la perplejidad de la juez, Monasterio ofreció en su declaración confusas explicaciones sobre su modo de trabajar que revelan su modus operandi. En este caso se trataba de un proyecto en 2004 en la calle San Marcos, en Madrid, publicado por este periódico, en el que firmaba un certificado de obra como dirección facultativa, trámite que solo puede autorizar un arquitecto. De hecho, es uno de los detalles que afloran en el juicio y se pueden observar en el vídeo.

Monasterio, tal como ha publicado EL PAÍS, inscribió su nombre en planos y documentos sin ser arquitecto en este caso y dos más, antes de obtener el título en 2009. En total, han salido a la luz irregularidades en 13 proyectos en Madrid. En la obra de la calle San Marcos se repite el patrón de otras obras. Monasterio, que trabajaba con su marido, promotor inmobiliario y actual portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, comenzaba los trámites en el Ayuntamiento con una comunicación previa. Es un mero aviso de que se hacen pequeños trabajos que no necesitan ningún permiso particular, pero en realidad hacía obras de mucha mayor envergadura sin esperar la licencia. Luego no atendía a los requerimientos municipales que exigían mayor detalle sobre las obras que se iban a realizar, o aporte de documentación extra, y se desentendía del papeleo. Entretanto hacía la obra y el expediente moría años después al archivarse por falta de contestación. Es decir, para el Ayuntamiento es una obra que nunca llegó ni a empezar, porque nunca la autorizó.

Monasterio, que en este momento tiene una denuncia en la Fiscalía por falsificar un visado del colegio de Aparejadores, intentó justificar ante la juez en 2008 cómo se movía en una ambigua situación de alegalidad: argumentó que, como no había licencia, eran trabajos menores y ella o cualquier persona de su estudio podía dirigir una obra que no necesitaba dirección facultativa y hasta firmar como tal un documento. Sin embargo, el Ayuntamiento de Madrid requiere la hoja de encargo del cliente y un proyecto visado por un técnico competente. Al no ser arquitecta, no podía visar proyectos en el colegio oficial correspondiente y, de hecho, en esta ocasión lo hizo su hermano, Antonio Monasterio, ingeniero industrial. Él sería el responsable de la obra, pero registró el proyecto ocho meses después de acabarla y en el juicio acabó reconociendo que en realidad no pasó por allí ni una sola vez.  Espinosa de los Monteros estaba presente en la sala, entre el público.

Como queda en evidencia en el juicio, Monasterio reconocía en 2008 que no era arquitecta, pues obtuvo el título en octubre de 2009 y se colegió por fin en diciembre de ese año. “¿Que si tengo el título de arquitecto? No", se le oye decir claramente. No obstante llevaba desde 2002 al frente de un estudio con su propio nombre, Rocío Monasterio Asociados. Y hay más: ponía mucha atención en promocionarse como arquitecta. La búsqueda en las hemerotecas revela que la actual líder de Vox en Madrid apareció en numerosos diarios y revistas en aquellos años en los que se presentaba como arquitecta, cuando en realidad no lo era. Es más, en varios de estos reportajes fotográficos mostraba su propia casa, que a veces luego vendía. EL PAÍS ha encontrado al menos once artículos en los que dice ser arquitecta entre 2003 y 2009. Estos y muchos otros, en total una veintena, estaban incluso colgados en la página web de su estudio, como parte de la publicidad de su trabajo. La aparición en prensa era un vehículo de venta de su especialización en lofts, el tipo de obra que luego ha sido fuente de irregularidades, pues reformaba locales industriales o comerciales que luego no obtenían uso residencial.

Algunos artículos son llamativos. En varios aparece la primera casa del matrimonio, en calle Menorca, un gran loft donde además tenían su oficina. Exhibían el inmueble como muestra de su trabajo, pero en realidad, como se ha descubierto en los últimos meses, tenía un problema que tuvieron que afrontar después varios de sus clientes: el local era en realidad un garaje solo autorizado para uso terciario. La cadena SER reveló que aun así lo alquilaron posteriormente sin licencia de obra y funcionamiento a una empresa, que tras descubrir el problema se vio obligada a abandonar el local. En otra de las revistas, Monasterio muestra su casa de calle Aralar, protagonista de otro caso revelado por este periódico, pues luego la vendió con una obra pendiente de demolición. "Ese portento de la arquitectura llamado Rocío Monasterio", la califica un periodista en un artículo.

La empresa que llevó a juicio a Monasterio por incumplimiento de contrato y daños y perjuicios en la calle San Marcos descubrió al preparar el pleito que no era arquitecta. De hecho, pidió información al Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), que le envió un certificado, con fecha del 4 de noviembre de 2005 y al que ha tenido acceso este periódico, en el que constataba que Monasterio no estaba colegiada. El Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España también confirmó que no figuraba en sus archivos. Un portavoz del COAM confirma que se recibió la petición de información, pero es un trámite que no obliga al colegio a abrir una investigación por intrusismo, pues reciben continuas solicitudes de certificación. Para eso hace falta una denuncia y al COAM no le consta que se presentara. Actualmente el COAM investiga a Monasterio tras una denuncia de Más Madrid y debe pronunciarse en las próximas semanas.

Carta del COAM de 2005 que certifica que Rocío Monasterio no era colegiada en aquella época.
Carta del COAM de 2005 que certifica que Rocío Monasterio no era colegiada en aquella época.

EL PAÍS reveló el pasado mes de octubre que Monasterio no obtuvo el título hasta 2009, y también que falseó su currículum publicado en LinkedIn al situar su titulación en 1998. La primera respuesta de la líder de ultraderecha, a diferencia de cuando tuvo que reconocerlo ante la juez en 2008, fue: "Ahora mismo no me acuerdo cuándo era o cuándo no era arquitecta". Después explicó: "Como muchos jóvenes españoles empecé a trabajar a la vez que estaba estudiando Arquitectura en la Politécnica. Trabajaba por la mañana y por la tarde iba a la universidad. Monté una empresa bastante joven en la que contrataba a aparejadores, arquitectos, contables, etcétera, y firmaba planos, unas veces como interiorista. No todos los planos son susceptibles de ser visados. Se puede firmar planos como interiorista o como arquitecta sin visado y se puede firmar planos visando, como yo he hecho como dirección facultativa. En 20 años de carrera he firmado muchos planos".

La actual residencia del matrimonio en el barrio de Chamartín también ha sido escenario de irregularidades. El pasado mes de septiembre, el Ayuntamiento de Madrid emitió una orden de clausura y precinto de su chalé, que también alberga el estudio de arquitectura de Monasterio, por no tener licencia de ocupación ni de funcionamiento de esta actividad. La pareja decidió cerrar el despacho y en octubre, tras el envío de una inspección, el Ayuntamiento les concedió un año para legalizar el inmueble. En junio, el dirigente de Vox fue condenado a indemnizar con más de 60.000 euros a un acreedor por no pagar parte del importe de las obras en ese mismo chalé.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información