Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pista de hielo del Ayuntamiento provoca un vertido en el parque Berlín

La atracción formaba parte del programa navideño municipal. El líquido, de color verdoso y que preocupa a los vecinos, lleva dos semanas en la zona y es un anticongelante

Manchas verdes, originadas en un vertido de anticongelante, en el parque de Berlín el sábado 25 de enero, dos semanas después de que fueran identificadas por los vecinos.
Manchas verdes, originadas en un vertido de anticongelante, en el parque de Berlín el sábado 25 de enero, dos semanas después de que fueran identificadas por los vecinos.

Un líquido verde y viscoso tiene en alerta a los vecinos del barrio de Prosperidad, en el distrito de Chamartín. Desde el 11 de enero están "muy preocupados". Ese día se detectaron unas brillantes manchas en el Parque de Berlín. Los charcos aparecieron al secarse el hielo de la pista de patinaje que el Ayuntamiento había instalado las pasadas navidades en la zona, dentro de su programa de actividades

La atracción estuvo operativa entre el 4 de diciembre y el 6 de enero. Debía ser retirada el 9, pero continúa en el mismo lugar. Ya no hay hielo: se ha derretido. En su lugar quedan unos enormes tubos de color negro visibles en el pavimento de la pista, que está rodeada por unas vallas con motivos navideños. A escasos metros, en un lugar embarrado por las precipitaciones de los últimos días, un cordón policial impide entrar en la zona afectada por el vertido.

"El líquido es un anticongelante usado en la atracción: monoetilenglicol", aclaran fuentes del Área de Movilidad y Medio Ambiente. "No es peligroso ni tóxico", agregan. "Si no se ingiere", matiza la ingeniera química Andrea Fernández. La sustancia puede ser nociva "en caso de ingestión" y "en función de la cantidad". En casos extremos, insiste la experta, "puede causar daños en órganos como el riñón, pero para ello es necesario una exposición prolongada o repetida".

Los vecinos alertaron del líquido verde hace dos semanas. Ese día, la policía se acercó a la zona. Los agentes emitieron un informe a la Junta y contactaron con el responsable de la instalación para pedirle que procediera a limpiar la zona, controlar el vertido, retirar la tierra y reponerla. El Ayuntamiento asegura que los responsables de la pista —la Asociación de Feriantes de Madrid— se comprometieron a ello. Pasaron los días, pero nunca lo hicieron.

Muy cerca de las manchas, unos niños juegan a la pelota; otros patinan. Carlos pasea a su perra Chispa: "La zona está vallada, pero los perros se despistan y entran. Normalmente, los animales lo rehúyen: debe oler mal. Lo que no entiendo es cómo el Ayuntamiento no lo ha solucionado en dos semanas". Los vecinos también afirman que hace unos días enfermó un animal debido a la ingestión de la sustancia que le provocó dificultades en las vías respiratorias e hinchazón.

La sustancia ha sido retirada en dos ocasiones por el Ayuntamiento. Su color verdoso se ha diluido entre los charcos, pero el halo permanece ahí. De hecho, los últimos días las manchas han reverdecido de nuevo. "La lluvia hace que vuelva", responden escuetamente fuentes del área de Movilidad y Medio Ambiente. Ese resurgimiento ha aumentado el nerviosismo en el barrio: "No queremos que nuestros hijos jueguen aquí", lamenta un padre. "Estamos muy preocupados porque nadie nos ha explicado nada", se queja otro. El PSOE ha pedido al área de Medio Ambiente, dirigida por Borja Carabante, que actúe: "Es la responsable y no ha hecho nada".

"No es lógico que existan vertidos de estas características en un parque público", zanja Santiago Martín Barajas, de Ecologistas en Acción. La organización ha pedido al Ayuntamiento que investigue "las causas" y "los efectos" de este vertido y que ponga en marcha un protocolo. "No queremos que haya que lamentar consecuencias indeseadas", agrega Barajas. Fuentes municipales dicen que se adoptarán medidas disciplinarias y se multará a los responsables, aunque no han especificado más sobre las posibles sanciones. Tampoco han comunicado a los vecinos cuándo desaparecerán las manchas verdosas y brillantes que contaminan el parque de Berlín.

Un anticongelante cotidiano

La sustancia vertida es etilenglicol, un anticongelante diluido al 30% con agua, similar al que usan los vehículos. Originalmente, el producto no tiene color, pero se le añade colorante verde para detectarlo si se produce una fuga. El departamento de Salud de la Junta de Distrito de Chamartín tomó muestras y las envío al Instituto de Toxicología, donde han explicado a los técnicos municipales que ese producto al aire libre y con las temperaturas actuales no supone un peligro para los transeúntes.

A pesar de ello, a Elena le preocupa. Hace una semana, sus hijos estuvieron jugando en la zona de las manchas: "Aún había hielo", dice esta madre. Antonio Ráez, camarero de Barbacoa Berlín, un bar de cristaleras instalado en el interior del parque, cuenta que los vecinos que tienen perros se han quejado de que alguno ha tomado el líquido y se ha puesto enfermo: "Se quedaban fastidiados".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información