Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cosas de Leonardo

Una muestra reúne más de 200 maquetas y réplicas de creaciones de Da Vinci

La exposición descubre todos aquellos objetos, artefactos y construcciones ideadas por Leonardo.
La exposición descubre todos aquellos objetos, artefactos y construcciones ideadas por Leonardo.

"Leonardo da Vinci poseía una gracia más que infinita en sus acciones y convertía lo difícil en fácil", decía Giorgio Vasari, uno de sus principales biógrafos. Aparte de sus archifamosos cuadros, el sabio italiano también ideó una serie de proyectos que cambiaron el mundo. La exposición Da Vinci, los inventos de un genio (hasta el 1 de setiembre), situada en la cúpula del centro comercial de Las Arenas, descubre todos aquellos objetos, artefactos y construcciones que se sacó de la nada y que marcaron los siglos posteriores. Todo mediante más de doscientas maquetas y réplicas, así como distintas pantallas que proyectan animaciones de las máquinas en 3D, fruto del trabajo iniciado por el historiador belga Jean-Christophe Hubert.

Da Vinci es el prototipo del hombre renacentista total: artista, ingeniero y médico, a partes iguales. En la República de Venecia fue ingeniero militar; con los Borgia, cartógrafo; y en la República de Florencia desempeñó funciones de ingeniería hidráulica. "Lo que aporta originalidad a esta exposición es la cantidad de obras, pero, sobretodo, haber tenido en cuenta las últimas investigaciones científicas publicadas sobre Leonardo", explica Hubert.

La mayor parte de los inventos de Leonardo buscaban solucionar problemas prácticos surgidos durante los asedios militares

Un tercio de los dibujos del genio hacen referencia al arte de la guerra, en un contexto de innumerables enfrentamientos bélicos que se produjeron durante el Renacimiento. Sus inventos buscaban solucionar problemas prácticos surgidos durante los asedios militares, como sistemas que servían para empujar las escaleras e impedir que los asediantes escalaran las murallas. Además, inventó el carro de asalto, el prototipo del tanque, aunque era difícil poder mover la máquina por su elevado peso. Da Vinci también trabajó en la mejora de las armas de tiro, como la ballesta o el llamado cañón múltiple en abanico, una especie de ametralladora actual.

En el mundo de la hidráulica, el sabio italiano destacó especialmente en el sistema de puentes, el franqueamiento de obstáculos y la creación de novedosos sistemas de propulsión de barcos. El aire tan solo ocupó un interés personal para Da Vinci porque nunca tuvo demasiados pedidos en ese ámbito. Aún así, con la observación de los pájaros logró construir un ala voladora que se convirtió en el arquetipo de las aeronaves. Y en un icono de su genialidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información