Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC pierde Terrassa pero recupera Sabadell

Lluís Puig renuncia como concejal egarense y lo sustituirá Meritxell Lluís, esposa de Josep Rull

Jordi Ballart, recoge de nuevo la vara de alcalde de Terrassa.
Jordi Ballart, recoge de nuevo la vara de alcalde de Terrassa.

Cambio de cromos en las cocapitales del Vallès Occidental. Mientras Terrassa cae como feudo del PSC durante cuatro décadas, los socialistas consiguen recuperar Sabadell, tras perderla hace cuatro años por el escándalo del caso Mercurio durante la etapa de Manuel Bustos. Los dos plenos se desarrollaron sin sorpresas, ya que los acuerdos de investidura estaban cerrados desde hace unos días, pero el de Terrassa estuvo marcado por la ausencia y renuncia como concejal de Lluís Puig, que encabezó la lista del PDeCAT, mientras que en la ciudad vecina un centenar de personas de entidades independentistas se concentraron para protestar contra el pacto de socialistas y Podem.

 

En la tercera ciudad catalana, el exsocialista Jordi Ballart vuelve a la alcaldía después de abandonarla hace un año y medio, tras dimitir por el desacuerdo con su partido por políticas como la municipalización del agua o el apoyo al 155. Ballart, que se presentó con una plataforma ciudadana y sorprendió a todos venciendo en las elecciones con una campaña puerta a puerta, formará gobierno con ERC, con quien ya compartió gestión en su etapa como socialista. Ballart aseguró que su mandato estará marcado por "el amor a la ciudad" y "la revolución de las personas sin mirar el color de los partidos políticos". Asimismo, quiso zanjar la cuestión sobre si su equipo es independentista, hecho que siempre ha negado. "Basta de etiquetas, de bandos y de división. Somos demócratas y terrassanquistas".

 

Ballart también defendió que su gobierno será "transparente y ético, con paredes de cristal" y puso el foco en el fomento del respecto a la diversidad. De hecho, el ya alcalde es conocido en las redes por su lucha contra la homofobia. En este sentido, al final de su discurso anunció que desde el viernes son padres, con su pareja Ignasi, de tres niños después de un proceso de adopción. "Para ser un buen alcalde también hay que ser un buen padre", zanjó.

 

El alcalde saliente, Alfredo Vega, inicidió en que el mandato fue convulso, marcado por tres crisis: la económica, la política por el procés y “por los hechos del 2 de noviembre que causaron la mayor crisis que ha sufrido la ciudad desde 1979”, en referencia a la dimisión de Ballart, que se llevó consigo medio gobierno local y el 20% de los militantes. “Recibí un gobierno y un ayuntamiento desmontado”, añadió Vega, que mantuvo un discurso dialogante y ofreciendo colaboración al futuro ejecutivo. No obstante, también lanzó varias críticas a su antiguo compañero de filas, Ballart. “No pueden decir que son el gobierno del cambio porque usted es el concejal más antiguo del pleno y el que ha tenido más ha ostentado el poder, solo se ha cambiado de partido”.

 

La constitución del pleno estuvo marcada por la ausencia del cabeza de lista del PdeCAT, Lluís Puig Gordi, que se encuentra huido en Bruselas. El exconsejero anunció por carta, que fue leída por su partido, que renunciaba a ser concejal. En su lugar entrará Meritxell Lluís, esposa de Josep Rull, que ya fue concejala en este último mandato.

 

Marta Farrés, con la vara que la acredita nueva alcaldesa de Sabadell.
Marta Farrés, con la vara que la acredita nueva alcaldesa de Sabadell.

En Sabadell, Marta Farrés se convirtió este sábado en la primera alcaldesa de la quinta ciudad catalana gracias al pacto con Podem, que no le da la mayoría absoluta (suman 11 de los 27 concejales), pero que desmontó el intento de la oposición de sumar una candidatura alternativa, como sucedió en el anterior mandato. El líder local del PSC, Pol Gibert, admitió que la ciudad los “castigó duramente” hace cuatro años por el caso Mercurio, pero aseguró que en este tiempo su partido “ha emprendido un camino de cambio y apertura en manos de una nueva generación”.

 

Farrés inició su discurso con un recuerdo a los alcaldes anteriores (79 desde 1803), pero se focalizó en la lucha feminista y en el papel de la mujer en la economía y la política. "Miles de mujeres alzaron su voz y lucharon por sus derechos. Yo represento su conquista", aseguró. La nueva alcaldesa, consciente de que deberá gobernar en minoría, extendió la mano a la resta de formaciones para lograr acuerdos. "Yo no he venido aquí a pelearme con nadie", terció Farrés, a la vez que defendió la gestión de los anteriores mandatos, incluso la de sus adversarios. "Lo que se ha logrado estos últimos cuatro años no se tocará. Solo modificaremos lo que no funciona", defendió la nueva alcaldesa.

Por su parte, el anterior alcalde Maties Serracant (CUP) focalizó sus críticas en el pasado de la nueva alcaldesa como miembro del gobierno de Manuel Bustos durante 12 años. “La ciudad no puede dar marcha atrás con la herencia de la que es heredera la candidata del PSC”, espetó Serracant, que aseguró que su objetivo era “evitar que la herencia del bustismo vuelva a impregnar el Ayuntamiento de malas prácticas” y emplazó a Farrés a mantener la acción del Ayuntamiento como acusación particular en el caso Mercurio.

 

Durante el pleno, un centenar de miembros de los CDR de Sabadell, Òmnium y ANC se concentraron ante el Ayuntamiento para protestar contra la investidura de Farrés, a la que consideran heredera de Manuel Bustos y por eso repartieron fotos de ambos abrazándose. En el pleno también se vieron miembros del que había sido el entorno más intimo de Bustos, como la exdiputada Montse Capdevila. Los concentrados también mostraron carteles en contra de la concejala de Podem, Marta Morell, recordándole que había cambiado su apoyo a los CDR el 1 de octubre por el apoyo a los partidos del 155. Morell tuvo que salir del Consistorio escoltada por la Policía Local. El Ayuntamiento y Ciudadanos también denunciaron y condenaron la agresión sufrida por la diputada de este partido, Laura Vílchez, por el lanzamiento de un objeto a la salida del edificio municipal por parte de los concentrados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >