Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calor, cerveza y convivencia: los hinchas ingleses toman el centro de Madrid

Aficionados del Liverpool y el Tottenham se adueñan de Sol y la Plaza Mayor con una conducta civilizada en la víspera de la final de la Champions League

Aficionados del Liverpool en Madrid. En vídeo, Madrid vibra con la final de la Champions y su música.

Quienes se decidan a recorrer algunos de los lugares más emblemáticos de Madrid este fin de semana se toparán con una zona centro desconocida. Puntos como la Puerta del Sol o la Plaza Mayor ofrecen un aspecto atípico y se encuentran poblados de huéspedes poco habituales. Pasear por ellos despista. Uno no sabe muy bien dónde se encuentra, si en la capital de España o un punto cualquiera del Reino Unido. El vocerío en castellano escasea y el acento británico de los aficionados del Liverpool y el Tottenham, que este sábado disputarán la final de la Champions League en el Wanda Metropolitano, impera en las calles.

Con fama de problemáticos, especialmente cuando el alcohol se cruza en su camino, irrumpieron este viernes en Madrid con una conducta relativamente pacífica. En su mayoría venidos de Inglaterra, todos compartían un patrón común de comportamiento para combatir el sol y los 30 grados tan inusuales en sus lugares de origen: vaso de cerveza en mano desde primera hora de la mañana.

"El ambiente es brillante, el clima es ideal y las aficiones de uno y otro equipo se están llevando genial. Están juntos, celebrando y llevándose bien. Hay muchas familias y se avecinan dos buenos días", dice Adam, un empleado de los canales oficiales del Tottenham.

Los miles de hinchas británicos que ya se encontraban en la capital el día previo a la final se asentaron en la Puerta del Sol, la Plaza Mayor, convertida en un campo de fútbol, y sus calles adyacentes. Antes del medio día reinaba la calma, pero según fueron pasando las horas y aumentaba la ingesta de cerveza se intensificó la bulla y se turbó el ambiente. Su bebida predilecta proliferaba: las adquirían por hasta cuatro euros en los puntos de venta oficiales del evento, en los comercios de la zona, o a los lateros, que les ofrecían el pack de seis por 10 euros.

La tranquilidad y las figuras erguidas que mostraban los hinchas por la mañana, dieron paso al bullicio y al tambaleo de cuerpos semidesnudos con mirada perdida de por la tarde. La afición red, más poderosa en número y en decibelios que la del Tottenham, terminó haciendo suyo el entorno. Miles de ellos se apilaron en la calle Postas, junto a una cervecería, y empezó el jaleo: gritos, canciones típicas, bengalas y latas o vasos de cerveza, entre otros objetos, sobrevolando sus cabezas. Era un descontrol comedido, una mínima muestra de su habitual presentación en este tipo de eventos. "De momento se están comportando", aseguraba el camarero del restaurante Arrabal, ubicado en la Plaza Mayor.

Aficionados en Sol.
Aficionados en Sol. AP

Este sábado se espera que el número se multiplique. Después de un primer día de paso entremezclados por el enclave más céntrico de la capital, los hinchas se separaran en la previa de la final. Desde las 10.00, los reds se ubicarán en la plaza Felipe II del barrio de Goya, donde ya en la tarde del viernes se concentraron en torno a medio centenar de ellos. Comercios y vecinos temen su llegada y algún bar, como la Cervecería Calvin, tenía echada la verja. "Viernes 31 y sábado 1 cerrado. Domingo abierto", decía un papel pegado en su puerta.

Los del Tottenham, de los que no había ni rastro en las cercanías de su fan zone, estarán en la Plaza de Colón. A las 17.30 todos pondrán rumbo al Wanda Metropolitano, donde se jugarán la Champions. Antes, durante prácticamente dos días, harán suyas las calles de Madrid.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información