Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El club de fútbol Llançà celebra su ascenso con una ‘stripper’ en los vestuarios

El secretario del equipo, encargado de la celebración, asume la responsabilidad y pide disculpas pero ve un revuelo excesivo

Los jugadores del Llançà celebran el ascenso a la Segunda División Catalana con una 'stripper'.

El número de una stripper en el vestuario del Club Esportiu Llançà ha generado un alud de críticas. El primer equipo consiguió el pasado sábado el ascenso a la Segunda División Catalana. Y el secretario del club, Francesc Romero, responsable de la celebración, decidió contratar, para "sorpresa" del club, los servicios de una stripper profesional que hizo su número en el vestuario ante jugadores y técnicos. Los vídeos de la actuación se hicieron públicos y se desató la polémica con duras críticas en las redes sociales. El Ayuntamiento ha declarado que se pronunciará este viernes sobre los hechos y el Institut Català de les Dones (ICD) ha condenado que "un club deportivo recurra al uso del cuerpo de las mujeres para celebrar su ascenso" y ha anunciado que presentará queja al club y a la Federación Catalana.

Responsables del CE Llançà han pedido disculpas en sus redes sociales. En Facebook han emitido este comunicado: "Querríamos pedir disculpas si en algún momento alguien se sintió ofendido por los hechos que ocurrieron en los vestuarios una vez finalizado el partido del primer equipo. En ningún momento se hizo con el ánimo de ofender a nadie, sino en motivo de celebración por el ascenso a Segunda Catalana. Fue un regalo que hizo una persona. En ningún caso el club formó parte de él. De nuevo pedimos disculpas si se ha herido la sensibilidad de alguien."

Por su parte el alcalde, Pere Vila (JxCat), ha anunciado que este viernes se celebrará una junta de portavoces de los grupos municipales y harán pública una posición común. El secretario del club, Francesc Romero, era el encargado de organizar todo lo relacionado con los actos de celebración y se le ocurrió contactar con una stripper. Tanto él como el club aseguran que ni la entidad deportiva ni los jugadores lo supieron hasta momentos antes, porque era una "sorpresa". Romero ha reconocido que fue un error que este espectáculo se hiciera en unas instalaciones municipales y ya ha pedido disculpas al Ayuntamiento por no haberlo comunicado. Tanto él como el presidente del club lamentan esta polémica. Ambos dejarán sus cargos a final de temporada, algo que ya estaba previsto.

Romero, que ha pedido disculpas en declaraciones a varios medios de comunicación, ha decidido no hablar más de este tema para poder ponerle "punto final". "Pido disculpas a todo el mundo si he podido herir su sensibilidad, que no ha sido ni mucho menos mi intención, simplemente era hacer un ambiente de festividad y desgraciadamente se me ocurrió esto, de lo que ahora me arrepiento", ha expresado. El secretario reconoce haber cometido el "único error" de no haberlo comunicado al Ayuntamiento y pedido permiso, y en declaraciones al Diari de Girona ha asegurado que se ha generado un "revuelo excesivo" en torno al asunto.

La presidenta del ICD, Núria Balada, ha denunciado el caso y ha condenado "la cosificación de los cuerpos de las mujeres como una práctica que vulnera los derechos humanos fundamentales, porque deshumaniza a las mujeres y las muestra como objetos que no sienten, piensan ni deciden, poniendo de manifiesto una visión machista, patriarcal y anacrónica que subordina a las mujeres y fomenta la cultura de la violación". Cree además Balada que esta es "una forma de violencia machista que hemos naturalizado socialmente, pero que no por habitual es menos grave que otras formas de violencia ejercidas contra las mujeres". Según ha afirmado, "banalizar las violencias sexuales desvirtúa el trabajo diario que se realiza desde las instituciones públicas y los movimientos feministas y el esfuerzo de todas aquellas personas que queremos vivir en un mundo sin violencias machistas. Los primeros equipos de los clubes de fútbol son un espejo para muchos niños y jóvenes que practican este deporte y es una irresponsabilidad reproducir estos estereotipos y roles".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información