Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las últimas elecciones con Franco como vecino en El Escorial

El Gobierno planea exhumar el cuerpo del dictador el 10 de junio, tras 44 años en el Valle de los Caídos

elecciones municipales
Una imagen de archivo de El Valle de los Caídos.
San Lorenzo de El Escorial

Entre 1947 y 1976 se convocaron en España tres referéndums, dos elecciones para procuradores en Cortes y ocho municipales. En ninguna hubo libertad para elegir. Los comicios eran una pantomima que enfrentaba a candidatos oficiales del Movimiento. Cuando el dictador murió en 1975, fue enterrado en el Valle de los Caídos, un conjunto monumental que el propio Franco mandó construir en Cuelgamuros. Allí ha permanecido los últimos 44 años. Hace meses que el Gobierno de Pedro Sánchez marcó en rojo el 10 de junio para exhumar su cadáver, por lo que estas municipales pueden ser las últimas en las que Franco esté enterrado allí. San Lorenzo de El Escorial se divide ante el desenlace. [Sigue aquí en directo las últimas noticias de la jornada electoral]

Los vecinos han vivido este domingo un ambiente festivo, ajeno a lo que pasará en apenas dos semanas. Familias enteras han salido a la calle para aprovechar un día soleado, casi veraniego. Han acudido en masa a votar a los tres colegios electorales del municipio. Luego han aprovechado para almorzar en alguno de los restaurantes que se concentran en el centro de esta localidad de 18.200 habitantes ubicada en la Sierra de Guadarrama, un paraje natural a 50 kilómetros de Madrid.

Un colegio de San Lorenzo de El Escorial, este domingo. ampliar foto
Un colegio de San Lorenzo de El Escorial, este domingo.

En la calle principal, la de Juan de Toledo, el tráfico era intenso. Sus muros de piedra observan desde hace cinco siglos cómo miles de turistas se acercan diariamente a visitar el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, que mandó levantar Felipe II. No es el único punto de referencia. Otro lugar destacado es el Valle de los Caídos, a nueve kilómetros de la urbe. El conjunto, que pertenece a Patrimonio Nacional, recibió en el primer trimestre del año 81.284 visitantes, un 75% más respecto al mismo periodo de 2018. Hace unos días, Isabel Novo tardó una hora en coche para hacer el trayecto desde Guadarrama hasta el Valle de los Caídos. Normalmente, se tardan diez minutos.

“Un reclamo”

“Es un reclamo para sus afines. Antes venían días claves, pero desde que anunciaron que se llevaban el cuerpo de Franco acuden en masa”, reconoce Luis a las puertas de su colegio electoral, el San Lorenzo. Y continúa: “Para nosotros que esté enterrado ahí no supone ni una ventaja ni un inconveniente”. Marta acaba de ejercer también su voto en el mismo colegio. Cree que en estas municipales la cosa está “muy reñida”.

En 2015 ganó el PP, que obtuvo seis de los 17 concejales en liza. A pesar de ello no gobernó: lo impidió una coalición de cuatro partidos formada por Vecinos por San Lorenzo, PSOE, En Común y Pueblo San Lorenzo. “Antes se votaba en masa al PP, pero con la aparición de Ciudadanos y Vox la cosa se ha repartido”, explica. Y concluye: “Aquí hay mucha gente de derechas, no sé si dejarán que se lleven a Franco”.

Rocío, de 27 años y votante declarada de Ciudadanos, sostiene que la solución ya tarda demasiado: “Me parece bien que se lo lleven. No entiendo cómo un dictador puede estar enterrado en el mismo lugar que aquellos a los que mandó fusilar”. Sin embargo, cree que los problemas del municipio son otros: la limpieza, el cierre de comercios y la falta de oportunidades laborales. San Lorenzo de El Escorial tiene una renta per cápita media de 30.800 euros y una tasa de paro cercana al 8,5%. “El monumento crea riqueza y no molesta a nadie donde está”, afirma Jorge, otro vecino.

En marzo, el Gobierno aprobó un decreto ley que marcaba el 10 de junio para exhumar el cadáver de Franco. Esa mañana, si no lo impide el Tribunal Supremo o algún movimiento de la familia, el cuerpo del dictador será trasladado al cementerio de Mingorrubio, en El Pardo, donde descansan los restos de su mujer, Carmen Polo. “Lo han dicho tantas veces que no me lo termino de creer. No se trata de reabrir heridas, sino de cerrarlas”, sostiene Esther Lozano, número dos de la candidatura de Podemos en la localidad. Una opinión muy similar a la del candidato del PSOE, Miguel Ángel Hontoria: “No puede seguir ahí. Intentaremos que sea un centro de la memoria”.

Un anciano con bastón que sale del colegio electoral y que no desea revelar su nombre cree que los restos de Franco deben seguir donde están. Los miembros de Vox no realizan declaraciones y los apoderados de Falange aseguran que no tienen nada que ver con el dictador. “Qué pregunten en el PSOE, que tienen alguno [en referencia a José Manuel Franco, secretario general de los socialistas madrileños]. De todas maneras, se lo llevarán por la noche, como hacen con todo”, asegura Jacinto, que señala con orgullo su identificación de Falange.

“Es competencia del Gobierno, que pidió un informe preceptivo sobre su viabilidad al Ayuntamiento. Urbanísticamente es posible levantar seis losas y luego restituirlas. No entramos a valorar lo que hay debajo; lo enfocamos como una restauración del estado original de la basílica”, destaca el socialista Francisco Herráiz, primer teniente de alcalde de San Lorenzo. El Consistorio ha recibido 15 demandas por lo contencioso-administrativo y alrededor de 45 recursos administrativos solicitando medidas cautelares para suspender la exhumación. Carlota López, candidata del PP, ve viable que se lleve a cabo, pero a pesar de ello, “San Lorenzo seguirá siendo un lugar de referencia para el turismo”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información