Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un esprint con Ciudadanos en la diana

Gabilondo y Errejón, los candidatos más transversales y populares en las encuestas, apelan al electorado de Aguado para inclinar la balanza en el pulso de derecha e izquierda

elecciones autonomicas
De izquierda a derecha, arriba, Isabel Díaz Ayuso (PP), Ignacio Aguado (Cs), Ángel Gabilondo (PSOE), Isabel Serra (Unidas Podemos), Íñigo Errejón (Más Madrid). Abajo, Pepu Hernández (PSOE), José Luis Martínez Almeida (PP), Manuela Carmena (Más Madrid), Carlos Sanchez Mato (Madrid en Pie) y Begoña Villacís (Cs).

Conquistar a los electores indecisos de Ciudadanos. La orden retumba en las cancillerías del PSOE y de Más Madrid justo antes del cierre de campaña, cuando la batalla entre la derecha y la izquierda por el Gobierno de la Comunidad ya se ha convertido en un agónico esprint. “Hay gente que ha querido un Madrid más moderno que ha podido votar en el pasado a Ciudadanos, pero hoy votar a Ciudadanos es votar a Vox”, dice el jueves Íñigo Errejón, que sabe que el 12,8% de los electores que apoyaron a Albert Rivera en las generales dudan ahora sobre su voto. “Mi objetivo no es que me vote Ignacio Aguado, es qué ocurre con tantos ciudadanos que han votado a otros y que ahora entienden que ya está bien”, añade ayer Ángel Gabilondo, al que el líder regional de Ciudadanos ha vetado para cualquier pacto poselectoral. Ante el equilibrio entre el bloque de derechas (PP, Cs y Vox) y el de izquierdas (PSOE, Más Madrid y Podemos), las fuerzas progresistas se encomiendan a dos candidatos capaces de seducir a electores de otros partidos.

Infórmate al minuto de las elecciones

EL PAÍS Madrid ha preparado un seguimiento de la campaña electoral en varios formatos y plataformas: el podcast de campaña Menuda Papeleta, una newsletter diaria (regístrate aquí para recibirla cada mañana hasta el día 27 de mayo) y, si usas Telegram, este canal para seguir la actualidad política del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

Gabilondo trasciende siglas”, dice Verónica Fumaral, asesora de comunicación política. “Es un perfil independiente, que tiene una valoración buenísima transversal en todos los votantes, porque se ve como una persona con sentido común, experta”, añade. “Errejón ha logrado un relato propio. Se le ve como una figura mucho más moderada [que la de Pablo Iglesias], y la coherencia con Manuela Carmena le puede venir bien”.

“A Gabilondo no se le ve como un político profesional, tiene ese punto de reflexión, de no caer en la brega partidista típica”, coincide Toni Aira, director del máster de Comunicación Política de la Pompeu Fabra. "Y eso ahora yo creo que puede sumar y trascender. No es un político de toda la vida que puede aprovechar la marca PSOE, sino que tiene un plus de credibilidad y puede sumar algo por la conexión con el momento político”, continúa. “A Errejón el votante lo quiere”.

Los datos respaldan esas opiniones, dibujan el perfil de dos candidatos todoterreno con los que solo se puede comparar la alcaldesa de Madrid y definen su estrategia de campaña.

Según la encuesta de 40dB para EL PAÍS, los votantes de Cs le dan a Gabilondo una nota muy cercana a la de su propio candidato, Aguado (2,9 por 3,4), lo que le convierte en el aspirante más cualificado para captar voto del bloque contrario. Y Errejón, que solo llega al 2,1 en ese apartado, supera a Isabel Serra entre los de Unidas Podemos Madrid en Pie (3,9 por 3,4).

Eso no solo ha convertido a los dos candidatos en aspirantes transversales, capaces de llegar allí donde no lo hacen las siglas de sus formaciones, como refleja su capacidad para movilizar a abstencionistas de las generales (9,8% y 9,7%, los que más). Demuestra que los partidos progresistas han puesto en juego en la región a uno de los tándems más competitivos de los que pueden proponer en toda España.

En todos los sondeos, Gabilondo y Errejón son los aspirantes más conocidos y valorados por los madrileños, a la altura de la dupla que ha logrado el Gobierno en la Comunidad Valenciana (Ximo Puig y Mónica Oltra) y por delante de la que perdió el de Andalucía (Susana Díaz y Teresa Rodríguez). El 35,4% de los madrileños consideran que Gabilondo sería un buen o un gran presidente, por el 33,5% que le atribuye esa capacidad a Errejón. Al tiempo, Errejón (95,8%) y Gabilondo (87%) son los dos aspirantes más conocidos, una ventaja competitiva ante la multiplicidad de papeletas con las que se encontrarán los ciudadanos el domingo.

“En estas elecciones, los candidatos cuentan mucho”, advirtió ayer Gabilondo en la cadena Ser. “Hay una proximidad, hay un conocimiento, y hay que hacer valer eso también”.

Huérfanos de aspirantes preparados para entrar al cuerpo a cuerpo electoral con los dos pesos pesados de la izquierda, las formaciones conservadoras han optado por construir su campaña alrededor de las hipotéticas consecuencias de su triunfo electoral.

El fin de la clase media

“Hay que ser muy claros”, dijo Aguado esta semana para explicar una publicidad en la que acusa al PSOE, a Más Madrid y a Podemos de querer convertir a la Comunidad en una comuna. “Es una lona que refleja el riesgo real que corremos si gobierna Errejón o Isa Serra con los okupas y con los radicales, junto con Gabilondo”, explicitó, justo antes de que su formación estrenara un vídeo recreando una exposición sobre el fin de la clase media.

Una idea compartida por el PP. Con Gabilondo, tuiteó Díaz Ayuso, puede llegar “un infierno fiscal”.

Gabilondo y Errejón, sin embargo, están a otra cosa. Su diana está puesta en los indecisos de Cs. Cada voto cuenta: 24 años de gobiernos del PP y ocho victorias electorales seguidas del partido conservador lo dicen todo sobre la capacidad de su electorado para decidir las elecciones.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información