Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres novatos para examinar a sus líderes

Sánchez, Casado e Iglesias empeñan parte de su crédito político en impulsar a aspirantes que debutan: Pepu Hernández, Isabel Díaz Ayuso e Isabel Serra

De izquierda a derecha, Pablo Iglesias e Isabel Serra, Pepu Hernández y Pedro Sánchez, Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso.En vídeo, el presidente del Gobierno junto al candidato a la alcaldía de Madrid.

Pedro Sánchez llega a las 14.00 horas a la avenida de la Albufera, en la capital, y tarda media hora en recorrer 450 metros junto a Ángel Gabilondo y José Vicente Pepu Hernández. Rodeado de cámaras y de ciudadanos, el presidente del Gobierno se para a hacerse fotos cada pocos metros y logra explicitar su apoyo a los dos candidatos socialistas sin pronunciar una sola palabra. Sánchez convenció personalmente al exseleccionador de baloncesto para que entrara en política. Y por eso el resultado que obtenga el candidato novato afectará directamente al secretario general del PSOE, que se arremangará en campaña para apoyarle. No es un caso único. Pablo Casado y Pablo Iglesias también se multiplicarán en Madrid para respaldar a dos aspirantes que debutan al frente de una lista: Isabel Díaz Ayuso (PP) e Isabel Serra (Unidas Podemos IU Madrid en Pie). En consecuencia, los tres líderes nacionales se examinan a través de tres candidatos noveles.

“Pepu tiene a sus espaldas al líder que más fortalecido ha salido de las recientes elecciones generales. Es una carta de presentación magnífica”, razona José Rama Caamaño, investigador en el departamento de Ciencia Política de la Universidad Autónoma. “Iglesias ha tenido que salir a paliar un problema con el que no contaba [la marcha de Íñigo Errejón a Más Madrid]. Isa Serra ha sido más bien un salvavidas”, añade sobre la precipitada apuesta por la diputada autonómica, que se ha apuntado el tanto de lograr una alianza electoral con IU y Anticapitalistas. “El que más se la juega, también por lo que ha pasado en las elecciones recientes, es Casado”, subraya este experto sobre el líder del PP, que perdió más de tres millones de votos en las generales, celebradas hace apenas dos semanas, y vio cómo su partido cedía en la región por primera vez desde 1986. “Su apoyo tiene pocas ventajas para Díaz Ayuso. No le ha dado tiempo a recuperarse y no es creíble. El elector puede tener poca memoria, como dicen algunos, pero tiene”.

Para Casado, Díaz Ayuso es “Isa”. Amigos desde los tiempos de las juventudes populares, ningún otro líder ha tomado una decisión más personal que esta para las candidaturas: el presidente del PP prefirió a una desconocida para el gran público antes que al presidente regional saliente, Ángel Garrido, que acabó marchándose a Ciudadanos. Desde entonces, Casado es pródigo en gestos de complicidad con Díaz Ayuso. Los dos llegaron juntos a la recepción del Dos de Mayo. Los dos compartieron el mitin que abrió la campaña del PP. Y hoy vuelven a coincidir en Aranjuez.

“Una cosa que no soy capaz de entender es la jugada de Díaz Ayuso”, se sorprende el politólogo Pablo Simón. “Cuando tienes una marca que cotiza a la baja, lo que tienes para compensar es el candidato. No hay peor cóctel que un candidato poco conocido, o poco popular, y una marca que cotiza a la baja”, añade. “Desplazar a Garrido si no es para colocar a alguien más conocido, lo que hace es restarte armas”, continúa. Y remata: “Pepu Hernández va a mejorar los resultados de Antonio Miguel Carmona en 2015, porque la marca va a estar mejor. Y Podemos hace lo que puede, han tenido que tirar de eso, por razones orgánicas”.

Fichar a Hernández fue un golpe de efecto para Sánchez: tras meses de supuestas negativas por parte de hipotéticos candidatos, la llegada de un independiente de prestigio reforzó el proyecto capitalino. Para Iglesias, optar por Serra, elegida en primarias, tuvo tanto de mensaje interno —la vuelta a las esencias tras la marcha de Errejón— como externo —Podemos no se rinde, y presenta candidato—. Sin embargo, los expertos consideran que Casado arriesgó mucho de su crédito político al apostar por Díaz Ayuso, ya que esa decisión estratégica deja al PP de Madrid sin una de sus ventajas objetivas en la campaña. Tras 25 años gobernando la región, y eligiendo a las personas destinadas a ocupar los puestos de responsabilidad, su cabeza de cartel debía de ser más conocido por los votantes que los de Cs o Vox, con los que pelea por dominar el bloque de la derecha. Los datos dicen que no es el caso.

A principios de abril, solo el 78,8% de los madrileños conocían a Díaz Ayuso, frente al 96% que sabían quién es Íñigo Errejon o el 91% que le ponía cara a Gabilondo, según un sondeo de Telemadrid. Únicamente Serra empeoraba el dato de la aspirante del PP, con el 53,4%. Entre los candidatos municipales, Hernández era el segundo que tenía peor nota (75%).

Candidatos desconocidos

“Hay muchos candidatos que no son conocidos”, abunda Belén Barreiro, directora de la compañía de análisis demoscópico 40dB. “Y cuando hay ese desconocimiento, refleja que son candidatos por apoyo del líder”, añade.

Esa apreciación explica la implicación en Madrid de los primeros espadas nacionales, pese a que la campaña para el 26M afecta a otras regiones. Pesa que gran parte del éxito y el fracaso de los partidos se decidirá según los resultados madrileños. Pero no solo. Hay aspirantes que no ocupan la candidatura por su tirón entre los electores. Están allí porque sus líderes creen en ellos. Y eso les obliga a bajar a la arena electoral para defender su resultado.

Isa Serra (Podemos): “Tenemos que apoyar ambas candidaturas (Más Madrid y Madrid en Pie Municipalista)”.

Manuela Carmena (Más Madrid): “[Los fondos buitre] fueron pocos pero han hecho mucho daño, han sido una bomba nuclear”.

José Luis Martínez-Almeida (PP): “Que no nos vuelva a pasar que siendo más, vuelva a gobernar Manuela Carmena”.

Pepu Hernández (PSOE): “Madrid tiene un potencial tremendo, pero que muchas veces no traspasa la M-30”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información